domingo, 14 de agosto de 2022

La librería más hermosa del mundo está en Chongqing en China


Abdeel Yanez

Mar 6, 2022

 

Decía el escritor argentino Jorge Luis Borges que si el paraíso existiera sería una biblioteca y en China crearon una donde las escaleras son infinitas, donde todo es una ilusión con espejos y la hace una de las más hermosas del mundo

 

La librería más bonita del mundo

Algunos se quedan pasmados con su belleza. Todo parece sacado de una pintura surrealista en la vida real. Se llama la librería Zhongshuge de Chongqing, China cuenta con escaleras al estilo de las obras de M.C. Escher y techos con espejos, creando una experiencia alucinante

 

En un mundo dominado por lo digital, los nuevos lectores prefieren comprar libros en línea que hojearlos en un espacio físico, sin embargo, la experiencia que dan las librerías no puede reproducirse en el mercado online.

 

Se encuentra en Chongqing, en la tercera y cuarta planta de Zodi Plaza, Yangjiaping, en la ciudad de Chongqing, China, una de las ciudades más grandes del mundo que tiene una rica historia literaria.

 


Una librería con ilusiones visuales

En 3,300 metros cuadrados, los libros están esparcidos por todo el espacio desde el suelo hasta el techo y lo más genial es que la biblioteca tiene unas escaleras laberínticas que parecen irreales.

 

Es sin duda, una librería diferente a las librerías tradicionales por la forma en que se presentan los libros, en escenarios que parecen de ciencia ficción y que crean un mundo surrealista.

 

 

Escaleras infinitas, paisajes llenos de libros

 

Diseñada por el estudio  X+Living, los libros no están colocados en los clásicos anaqueles, sino en escenarios como sacados de una película animada.

 

La fachada de vidrio del edificio está cubierta de texto y al interior, los visitantes son recibidos con estanterías en forma de lámpara que están dispersas por todo el vestíbulo que es de color marrón oscuro. Las estanterías se reflejan en el suelo, formando un túnel infinito de libros.

 

La sala de lectura para niños está inspirada en los paisajes, edificios y el transporte de la ciudad de Chongqing. Los estantes en esta sala son de colores y el espacio está pensado para que los pequeños echen a volar su imaginación al sentirse en un ambiente como de cuento.

 

 

Un laberinto te espera

La sala principal de la biblioteca es impresionante. Sus múltiples escaleras se entrecruzan y se mezclan con las estanterías en distintos niveles para crear un  laberinto que se refleja en el techo dando la sensación de un espacio sin fin. Los visitantes pueden descansar en los escalones y sumergirse en los libros.

 

En el cuarto nivel de la librería se encuentra la sala de ocio donde los visitantes pueden tomar un aromático café o un té, mientras su imaginación vuela con la lectura de sus libros favoritos.

 

En esta sala, las estanterías tienen forma de lámpara y hay cabinas para que las personas puedan reunirse con sus acompañantes a charlar sobre los libros y compartir ideas sobre las lecturas.

 

La zona de ocio se conecta con una amplia sala de lectura, donde se encuentran las obras de grandes escritores que enriquecen el conocimiento de quienes visitan este salón. Es un espacio dedicado a las grandes mentes de la literatura.

 

 

Y aunque mucha gente le gusten los libros digitales, nada se compara con visitar una librería, al olor del papel y sumergirte en un lugar único acompañado de tus pensamientos. Sin duda  la librería de Chongqing es un lugar mágico, que ofrece educación, relajación, tranquilidad, así como un espacio para conectar con amigos, en un ambiente realmente fantástico.

 


 

Fuente: Viajero Peligro

https://viajeropeligro.com/2022/03/06/libreria-zhongshuge/

Borges, Cortázar y el accidente que casi los mata

12 de agosto de 2022

 

Maximiliano Tomas

PARA LA NACION

 

Aunque pueda sonar paradójico, la cuarentena me salvó. Como lector quiero decir, me salvó como lector. Aquellos meses en que perdí más de un trabajo fui uno de los pocos privilegiados que pudieron compatibilizar el encierro obligado con su ocupación principal. No recuerdo haber dedicado antes tantas horas seguidas a leer, traducir y escribir como en aquel amenazante segundo semestre de 2020. Fuera de casa, todo era temor y zozobra. Dentro, los libros se convirtieron en una tabla de salvación. Volví a textos que no visitaba hacía años y releí autores queridos como si fuera la primera vez. Esos niveles de concentración inaudita me permitieron descubrir, por ejemplo, un insólito lazo entre las vidas de Jorge Luis Borges y Julio Cortázar.

 

La historia es muy conocida. En 1946 Borges ya era Borges (había publicado su mejor poesía, sus mejores ensayos y los cuentos de Ficciones) cuando vio entrar en las oficinas de la revista Los Anales de Buenos Aires, que dirigía, a “un muchacho muy alto, que me trajo un cuento manuscrito”. Le dijo que volviera a los diez días y le daría su opinión. “Volvió a la semana. Le dije que su cuento me gustaba y que ya había sido entregado a la imprenta”. El muchacho alto era Cortázar y el cuento “Casa tomada”, que apareció ilustrado por Norah Borges. Fue el primero que Cortázar publicó en la Argentina, lo que de alguna manera significó el comienzo de su carrera de escritor.

 

Hay otros puntos de contacto, menos visitados, entre los dos cuentistas argentinos más notables del siglo XX. Uno de ellos vincula uno de los mejores relatos de Borges, “El sur”, con uno de los más logrados de Cortázar, “La noche boca arriba”. Tengo para mí, incluso, que Cortázar no buscaba otra cosa que rendirle homenaje (¿agradecerle, tal vez, aquella primera intercesión?), con su historia de la guerra florida, a quien consideraba uno de sus grandes maestros.

 

Borges escribió “El sur” evocando un accidente que había sufrido en la Navidad de 1938, cuando al subir unas escaleras se cortó la cabeza con un ventanal que había quedado abierto. La herida se infectó, sufrió una septicemia y pasó una temporada internado al borde de la muerte. Es el mismo incidente que sufre Juan Dahlmann, su alter ego, en aquel viaje a la llanura y los infiernos que acaba con un duelo a cuchillo suspendido que parece seguir desarrollándose aún hoy.

 

“El sur” fue publicado el 8 de febrero de 1953, y es muy probable que Cortázar ya lo hubiera leído cuando tuvo el accidente con su moto Vespa en las calles de París, el 14 de abril del mismo año. Escuchemos a Cortázar: “Ese día me puse la Vespa de sombrero, para no matar a una vieja idiota que se me cruzó en una esquina cuando yo cruzaba con todo derecho y las luces verdes”. El escritor terminó con una doble fractura de la pierna izquierda. Pasaría un mes y medio internado, víctima de una infección, viviendo “muchos días en un estado de delirio en el que todo lo que me rodeaba sumía contornos de pesadilla”. Con los recuerdos de aquella experiencia escribió “La noche boca arriba”.

 

Las semejanzas entre un cuento y otro son evidentes. No solo el accidente, la internación, las pesadillas y ciertos elementos (la sangre en la cara, el caldo que ambos personajes toman) se repiten. Sobre todo lo hace la forma narrativa elegida: el deslizamiento de planos, el pasaje de una realidad a otra a través del velo de la fiebre y el delirio, la utilización de la figura del doble.

 

¿Ya descubrieron el lazo insólito? Borges se abrió la cabeza en 1938. Cortázar tuvo su accidente en 1953. Borges nació en agosto de 1899. Cortázar el mismo mes, pero de 1914. ¿Cuántos años tenía cada uno cuando casi se matan, el primero en Buenos Aires, el segundo en París? Hagan las cuentas. A la realidad le gustan las simetrías y los leves anacronismos.

Maximiliano Tomas

 

Fuente: La Nación

https://www.lanacion.com.ar/cultura/borges-cortazar-y-el-accidente-que-casi-los-mata-nid12082022/

 

 

Mi encuentro con Dante

El autor rescata una entrevista que le hizo Dante Escóbar a Jorge Luis Borges. El protagonista, involucrado en el escándalo de Focssap, escribió el libro “Las obsesiones de Borges”.

 

 Por  Freddy Zárate

 

La Paz - domingo, 14 de agosto de 2022

 

Hace algunos días atrás me encontraba realizando unos trámites en predios de la Universidad Mayor de San Andrés. En esa espera, escuché a uno de los administrativos llamar el nombre de Dante. Tras una segunda llamada, me percaté que se trataba de Dante Benito Escóbar Plata, que en ese momento se encontraba de espaldas, reflejaba un lento caminar por los años venidos encima y de aspecto descuidado.

 

Fue entonces que decidí abordarlo, y por ello, pude enterarme que estaba a la espera de un informe de kardex, pues resulta que había vencido algunas materias en la penitenciaría. Al caminar por los pasillos de la universidad, se me ocurrió preguntar sobre el periódico Primera Plana y su labor literaria de los años 80 y principios de los 90. Quedé intrigado al escuchar esa faceta de su vida. Es así, que entablamos una fugaz conversación sobre ello, quedando varios temas en el tintero. Acordamos en reunirnos en otra ocasión, pero, hasta el día de hoy no volví a tener noticias de Dante Escóbar.

 

Dante Escóbar y el caso Focssap

 

¿Pero quién es el personaje? Dante, es un nombre que, quizá, en la actualidad resulte familiar por el millonario desfalco del Fondo Complementario de la Seguridad Social de la Administración Pública (Focssap), ocurrido en los años 90. Para contextualizar el hecho, recurrimos a la investigación del periodista Gerardo Irusta Medrano, quien develó los pormenores de la captura de Dante Escóbar en el libro El último refugio del Ángel (La Paz, 1998). Según refiere el autor, “los agentes de inteligencia le pusieron el nombre clave de ‘Ángel’ a Dante Escóbar, para referirse a sus movimientos en sus comunicaciones internas”, por eso el título del texto.

 

Por ese tiempo, se encontraba como presidente de la República, el general Hugo Banzer Suárez, quien tenía como ministro de Gobierno a Guido Nayar Parada. Es así, que el 14 de mayo de 1998, el ministro se encontraba en la ciudad de Santa Cruz, cuando recibió una imprevista llamada:

 

“- Hola, ¿señor ministro?

 

- Sí, el ministro Nayar al teléfono, ¿Quién habla?

 

- El coronel Freddy Soruco, señor ministro, desde Mar del Plata...

 

- Qué tal coronel Soruco, como le va... Estaba a la espera de sus noticias

 

- Bien señor ministro. Le llamo para informarle que acaba de ser detenido DABES (Dante Benito Escóbar), hace pocos minutos...

 

- ¿Esta seguro?

 

- Si señor ministro. Está totalmente cambiado el rostro, está poco menos que irreconocible, y está siendo trasladado en este momento a Buenos Aires para comprobar plenamente su identidad. Volveré a llamarlo desde Buenos Aires”.

 

Tras varias horas de espera, el ministro de Gobierno tuvo plena certeza de la detención de Dante Escóbar, quien figuraba con el nombre de Juan Carlos Pareja Álvarez. Con el apoyo de las fichas dactiloscópicas se supo que se había capturado a Dante, pero, además, el propio Escóbar habría admitido su identidad verdadera ante las autoridades policiales argentinas. Casi inmediatamente, la prensa nacional difundió la noticia de la captura del hombre más buscado en Bolivia.

 

Un aspecto que no pasó desapercibido ante la opinión pública fue que el ex gerente del Foccsap se había hecho una cirugía estética que le cambió el rostro. Su pelo estaba ondulado, se había afeitado la barba y cambiado la forma de la nariz. Esta situación ameritó que el ministro Nayar, junto con el embajador de Bolivia en la Argentina, Manfredo Kempff Suárez, sostuvieran reuniones con un consorcio jurídico de abogados argentinos –contratados por la Cancillería boliviana– para que lleven adelante el proceso de extradición de Dante Escóbar.

 

Con el pasar de los días, el ministro Guido Nayar fue recibiendo en su despacho varios informes de sus asesores con los antecedentes de Escóbar y su accionar en la administración pública: “Surgió al poder de Focsap, bajo el amparo de importantes personajes del MNR durante la presidencia de Víctor Paz Estenssoro (1985-1989), tuvo la capacidad de mantenerse en ese cargo durante la presidencia de Jaime Paz Zamora (1989-1993) en medio de un constante tráfico de influencias. Luego tuvo la habilidad de convertirse en un ferviente militante del presidente Gonzalo Sánchez de Lozada (1993-1997) con cuyo entorno de colaboradores también formó otro círculo de influencias para mantenerse en el cargo hasta la finalización de esa gestión, cuando se volvió militante adenista”.

 

Otra de las habilidades de Escóbar fue la de afianzar amistades y lealtades con fines instrumentales. Por ejemplo, nombró como su padrino de matrimonio al dirigente Guillermo Fortún. Convenció al diputado adenista Fernando Kieffer “de que él era un candidato ideal a ser su suplente en base a su curriculum vitae”. Pero, al encontrarse en el ojo de la tormenta, el Comité Ejecutivo de Acción Democrática Nacionalista (ADN), resolvió pedir a la Corte Nacional Electoral –ahora Órgano Electoral Plurinacional– que el ciudadano Dante Escóbar, que había resultado electo como diputado uninominal suplente por La Paz, sea inhabilitado ante las graves denuncias que pesaban en su contra y hasta que éste aclarase su situación ante los tribunales de justicia.

 

Paralelamente a sus funciones en el sector público, Dante Escóbar fue catedrático en la materia periodismo en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Católica Boliviana: “Escóbar asistía a sus clases universitarias cada día en un coche particular diferente mostrando un poder inusual para un funcionario de la administración pública”.

 

También se sabe que era propietario de Primera Plana, un periódico de escasa circulación que tenía la pretensión de posicionarse a nivel nacional, cubriendo noticias, deportes y un significativo suplemento cultural que tenía en su planilla a un importante grupo de periodistas. A esto se suma la tenencia de bienes inmuebles, automóviles, cuentas bancarias, que fueron destinados al lavado de dinero de fondos desfalcados.

 

Por todo ello, Dante Escóbar fue sindicado como el principal autor de la estafa de $us 10 millones de dólares por el caso Focssap, la compra de 25 hectáreas en la urbanización Ventilla de El Alto, entre otros. Las acusaciones que pesaron en su contra fueron por asociación delictuosa, cohecho activo, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, conducta antieconómica y apropiación indebida. Recibió por parte de la justicia boliviana tres sentencias por el caso Foccsap: estuvo recluido en los penales de San Pedro y Chonchocoro de La Paz.

 

El encuentro entre Dante Escobar y Jorge Luis Borges

 

La labor literaria de Dante Escóbar fue totalmente opacada por el caso Focssap. Es así, que en la actualidad, se desconoce el encuentro que tuvo Escóbar con el afamado escritor argentino Jorge Luis Borges el año 1985; del que salieron algunos fragmentos en el periódico Presencia Literaria de La Paz en 1986.

 

Pero, al tener un extenso y valioso material de aquella entrevista, es que Escóbar publicó el libro Las obsesiones de Borges. Una entrevista de Dante Escóbar Plata (Buenos Aires: Editorial Distal, 1989). Siguiendo el relato de Dante, “eran apenas las 17 horas de una tarde del último mes del invierno de 1985, cuando Jorge Luis Borges accedió a recibirme gracias a gestiones de un colega periodista. Cuando supo que era boliviano, él se interesó y me recibió para conversar solo media hora. Sin embargo, al terminar la charla, habían transcurrido cuatro días, con interrupciones breves y aisladas”.

 

La entrevista se realizó en la biblioteca del escritor, donde tuvo como punto de partida algunas referencias sobre la literatura boliviana: “Vea este libro (Índice de la poesía boliviana contemporánea de Juan Quirós), –dice Borges– es un compendio de la poesía boliviana que me llegó en estos últimos meses... Me lo han recomendado y tengo deseos de conocer lo que se ha escrito en Bolivia en los últimos diez años... Es tan poco lo que sé...”.

 

A lo cual Escóbar alega: “Sin embargo, usted se ha declarado admirador de Jaimes Freire, Reynolds y Tamayo”.

 

Borges responde: “Sí... pero eso no basta para conocer la literatura boliviana actual. Tal vez lo que ocurre en Bolivia sea como lo que pasó en México, por supuesto con grandes excepciones, donde la cultura mexicana era el rechazo de la cultura española. Después de la independencia, en vez de abrirse a toda la cultura occidental se cerró en lo aborigen, en el culto al indio. Era un grave error. Incluso en algunas regiones no les enseñaban el castellano a los indios... Pero es curioso comprobar cómo conocen, sin embargo, la literatura norteamericana, tanto a los clásicos como a los contemporáneos, a Emerson, a Conrad... Qué bueno que ustedes los bolivianos se acuerden aún de Ricardo Jaimes Freire... sus Leyes de la versificación, son una obra maestra”.

 

En otro pasaje de la conversación, Dante Escóbar pregunta: “¿Qué opina de los reportajes que le hacen?”

 

Borges manifiesta: “Caramba, aquí sí tengo que ser sincero porque ese género no me gusta; es reprochable y lo es porque el entrevistador, generalmente un periodista, asume el predestinado papel de interrogador fiscal, como el que equivocadamente asume ciertos profesores ineptos que, en vez de dejar hablar al alumno, lo interrumpen descortésmente con nimiedades para ocultar su ignorancia. Esto se observa hasta en los noticiosos de la televisión donde el que relata las informaciones juega al juez moralista, al vulgar inquisidor e intercala sus propios traumas, aversiones o preferencias, generalmente superfluas”.

 

Al respecto, Dante le dice: “Espero no haber cometido esas impertinencias...”.

 

Borges responde: “No, claro que no, porque lo que sostuvimos fue un diálogo, una conversación con su propia fluidez y no un interrogatorio fiscal, y me cuesta decirles no a los periodistas y aunque les acepte, no dejo de estar incómodo. Pero si me piden un reportaje para un diario del interior, o en su caso, de Bolivia, pienso que puedo ayudarlos y lo hago contento. No sé, me llama la atención su país, donde hay gente que se interese por lo mío y los artículos que usted publicó sobre mí en La Nación. Bueno, quiero contarle que una vez, en una librería encontré un libro que hablaba sobre Borges. Lo había escrito Marcial Tamayo, al que después conocí. Mi memoria asocia a Bolivia con Ricardo Jaimes Freire, el poeta más preciosista del modernismo y luego tienen a Reynolds y al mismo Tamayo...”.

 

Siguiendo con el mismo tema, Escóbar consulta al escritor: “Qué es lo que más le preguntan en las entrevistas?”.

 

Borges confiesa: “De todo... A veces me preguntan de política, que no sé nada, y uno se ve obligado a dar respuestas banales porque si una persona se especializa en algo, no tiene por qué ser particularmente inteligente en otras. Otras veces tratan de que hable mal de otros escritores y cuando no hablo mal, se desilusionan. Y, bueno, últimamente, dicen que yo me paso la vida esperando el Premio Nobel”.

 

Luego, Dante pidió a Borges dar un consejo a los jóvenes escritores.

 

Borges responde: “Yo no me siento maestro de nadie y no lo soy, pero puedo decirles que un escritor debe leer mucho no por obligación sino por placer. Yo siempre aconsejé a mis alumnos que si un libro les aburre, déjenlo y nunca lean un libro por su fama ni porque sea moderno o antiguo. La lectura debe ser una de las formas de felicidad y jamás se dejen impresionar por la reputación del autor, porque al leer y buscar, estarán en la búsqueda mínima de la felicidad personal. Se debe encontrar la felicidad en la lectura porque es el único modo inteligente de leer, sin ser esclavo de las bibliografías, de las citas, de las acotaciones entre paréntesis que atiborran fechas y libros críticos que divagan sobre la creación del autor”, entre temas varios.

 

Con el pasar de los años, el llamativo diálogo entre Dante Escóbar y Jorge Luis Borges fue totalmente olvidado dentro de círculos universitarios y académicos de nuestro país. Pero es necesario recobrar la entrevista realizada por Dante para nuestro presente, por la importancia del personaje. Y tal vez, fue una de las últimas entrevistas concedidas antes de su partida.

 

Lo curioso del caso es que el diálogo lo protagonizó el entonces periodista boliviano Dante Escóbar Plata, que en ese tiempo se perfilaba como una gran promesa de las letras. Sin embargo, pasó a la acera de las iniquidades de la corrupción. En este caso concreto, la ambición por alcanzar poder, prestigio y dinero de forma ilícita, fue mucho más seductor que continuar en las sendas de la literatura, que, en nuestro medio, para algunos está destinado la indiferencia, el menosprecio y el olvido.

 

Fuente: Pagina Siete - Bolivia

https://www.paginasiete.bo/letra-siete/mi-encuentro-con-dante-KC3554158

 

sábado, 6 de agosto de 2022

Homenajes, festivales y actividades en agosto, mes de nacimiento de Jorge Luis Borges

Con agenda llena desde la semana que viene, se multiplican los encuentros con escritores para celebrar un nuevo aniversario del mayor autor argentino: el 24, Día del Lector, cumpliría 123 años

3 de agosto de 2022

Daniel Gigena

LA NACION

María Kodama, Alberto Manguel, Beatriz Sarlo y Luis Chitarroni participan de los homenajes a Borges durante agostoArchivo

 

El escritor que definió la humildad como una “forma de la lucidez” se sentiría apabullado. Con la llegada de agosto, mes de su nacimiento allá en 1899, asoma en el horizonte de la literatura argentina su astro rey: Jorge Luis Borges. En años recientes, además de celebrar su legado con publicaciones -que en 2022 incluyen las habituales reediciones de la obra, ensayos de especialistas y novelas que retoman aspectos poco transitados de su biografía- se hizo costumbre organizar actividades abiertas a la comunidad en el marco del calendario borgeano. Presenciales y virtuales, las jornadas y los festivales en homenaje a Borges incluyen este mes la participación de prestigiosos críticos y escritores como María Kodama, Beatriz Sarlo, Alberto Manguel, Laura Rosato y Germán Álvarez, Luis Chitarroni, María Rosa Lojo, Sylvia Saítta, Ana María Shua, Julio Schvartzman, Judith Podlubne y los españoles Javier Cercas y Luis García Montero.

 

Festival Borges: encuentros virtuales con el gran fabulista

 

La primera cita de la agenda Borges es la segunda edición del Festival Borges, organizado por la editora Marisol Alonso y la escritora Vivian Dragna, que comienza el próximo lunes a las 18 con una charla sobre el autor de Ficciones y la física cuántica, a cargo del científico y escritor Alberto Rojo, y otra del cineasta Sebastián Cardemil Muchnik, sobre Borges y el cine, a las 20. El festival, que cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, la Fundación Itaú y Bajalibros, se extiende hasta el viernes 12 y se propone difundir la obra de Borges y acercarla a nuevos públicos con charlas y talleres gratuitos. Se emitirá en vivo desde el canal de YouTube Festival Borges, con un total de catorce actividades programadas, todas gratuitas con inscripción previa a través de esta página web.

 

“En esta ocasión queremos afianzar algo en lo que venimos trabajando desde la primera edición que es lograr que nuevos lectores se aproximen a la obra de Borges -dice Alonso a LA NACION-. La forma es quitarle solemnidad, para poder ver que Borges es un escritor que explora temáticas, géneros y recursos literarios con humor y una gran imaginación, siempre acercándonos a otros autores, para seguir multiplicando la lectura. Casi como una lupa que nos hace ver algo que estaba allí pero no habíamos visto y nos descubre otras realidades posibles. Este año seguimos sumando nuevas temáticas, más allá de la literarias: como la música, el cine o la física”. En 2021, el Festival Borges fue declarado de interés cultural por la Legislatura porteña y tuvo 38.000 inscripciones de asistentes de sesenta países.

 

Entre los invitados internacionales figuran el escritor español Javier Cercas, que se referirá a sus lecturas de Borges y a la influencia que tuvo en su propia literatura (viernes 12 a las 16); el poeta español Luis García Montero se enfocará en los rasgos poéticos de la escritura de Borges (martes 9 a las 16) y el académico italiano Federico Favali trazará paralelismos entre los textos borgeanos y las piezas musicales de los siglos XIX y XX, el jueves 11 a las 16.

 

Alberto Manguel brindará un perfil del Borges lector (el 9 a las 14), y María Rosa Lojo, el 10 a las 18, el camino del héroe (y de las heroínas) en los cuentos borgeanos. En el cierre del festival, Beatriz Sarlo ahondará en el espíritu cosmopolita de Borges en tensión con su destino nacional, graficado como “las orillas” (el 12 a las 20). También han sido invitados a la caravana borgeana el traductor, escritor e instagrammer Jorge Fondebrider, las investigadoras Mariela Blanco y Magdalena Cámpora, la profesora francesa de literatura latinoamericana Mariana Di Ció y el profesor y doctor en Letras Lucas Adur, que hablará sobre el “Borges pop”. Y habrá dos talleres, gratuitos y con inscripción previa, sobre los cuentos “El jardín de senderos que se bifurcan”, por el comunicador Marcos Liyo, y “Emma Zunz”, por la escritora Silvia Hopenhayn.

 

Cuarta edición del #BorgesPalooza

 

El fin de semana del 20 y 21 de este mes vuelve el #BorgesPalooza, que se realizará en el Centro Cultural San Martín (Sarmiento 1551). “Esta cuarta edición tiene un componente novedoso: por primera vez será presencial -dice el escritor y periodista Daniel Mecca, organizador de la iniciativa-. Tras los años de encierro por la cuarentena, entendí que era necesario hacer una experiencia así del #BorgesPalooza para sumarle la puesta en juego del cuerpo que es parte del discurso borgeano. Hay un imaginario en torno a Borges de que su literatura es puramente cerebral, pero en Borges no solo hay cuerpo, no solo hay una corriente sanguínea atravesando sus cuentos o poemas o ensayos, sino que él mismo tenía una actitud territorial: la conquista de las letras y del espacio público al mismo tiempo”.

 

El line up de esta edición está integrado, entre otros, por los escritores y críticos Luis Chitarroni, Elsa Drucaroff, Gonzalo Aguilar, Sylvia Iparraguirre, Ana María Shua, Juan Sklar, Annick Louis y Luis Gusmán. “Van a convivir temas como Borges, el sexo y el humor, una mirada de Borges como lector de la Divina Comedia, sus traducciones y sus vínculos con Kafka -anticipa Mecca-. También se abordará el Borges de la literatura policial, el cine en su obra y el psicoanálisis”. La apertura estará a cargo de Luis Chitarroni, ¡el sábado 20 a las diez de la mañana!, que se referirá a “la eternidad efímera del instante” borgeano. El festival, agrega Mecca, “no parte de ninguna base original: ese movimiento pendular entre temas, esos traslados, esos fragmentos, están en la naturaleza de la obra de Borges”. La entrada es libre y gratuita y las charlas serán grabadas. Los interesados pueden registrarse en este enlace para recibir todas las novedades del #BorgesPalooza; aquellos que se asocien al Club BorgesPalozza podrán participar de la clase exclusiva sobre Borges y El Quijote, a cargo de Federico Jeanmarie. La programación se encuentra aquí.

 

Borges al cuadrado: jornadas en el Centro Cultural Borges

 

Desde el 24, día del 123º aniversario del nacimiento de Borges, hasta el 27 se desarrollan las “Jornadas Borges 2022. Confabulaciones: escrituras plurales y lecturas colectivas”, coordinadas por Lucas Adur en el Centro Cultural Borges (Viamonte 525). Como suele ocurrir en esta iniciativa impulsada por la Fundación Internacional Jorge Luis Borges que preside María Kodama, investigadores y estudiosos nacionales e internacionales de la obra del autor de Otras inquisiciones brindarán conferencias y animarán debates y mesas temáticas con un mismo fin: seguir leyendo a un escritor argentino universal.

 

Como parte de la celebración, el Borges presenta una serie de actividades que incluye conciertos, teatro borgeano para toda la familia y exposiciones. En el segundo piso hay incluso una biblioteca abierta con ejemplares de y sobre su obra, con cómodos sillones para sentarse a leer, y un recorrido diseñado por los escritores María Pía López y Juan Laxagueborde. Todas las actividades son libres y gratuitas.

 

“La escritura de Borges, pese a ser una de las más singulares de la historia de nuestra literatura, es también una escritura plural -señala Adur-. No solo por la polisemia de la que están dotados sus textos sino porque muchas veces surge de diálogos, colaboraciones y polémicas. Los compañeros de generación, los amores, los amigos y hasta los enemigos de Borges forman parte del magma del que emerge su obra. Una obra que, además, muchas veces tematiza máquinas de escritura o lectura que son colectivas: sectas, sociedades secretas y distintos tipos de conjuraciones que buscan releer o reescribir el mundo”. Las jornadas de este año intentan aproximarse a las distintas formas en que la escritura de Borges puede ser leída.

 

El miércoles 24 se inaugura el encuentro con un diálogo virtual entre Kodama, Luce López Baralt (de la Universidad de Puerto Rico) y Adur sobre la experiencia mística en Borges (disponible desde ese día en el canal de YouTube del Centro Cultural Borges) y, a las 17.30 en la Sala Williams, con la imperdible conferencia “Borges bibliotecario”, a cargo de Laura Rosato y Germán Álvarez. A las 19, habrá música en vivo con Alejandra Sartore y Lucía Herrera y una lectura de poemas por la actriz y cantante Nacha Guevara. Cierran el Día del Lector, con palabras al público, Kodama, el ministro de Cultura de la Nación, Tristán Bauer, y el director del Borges, Ezequiel Grimson.

 

El jueves a las 17.30, en la Sala Mercedes Sosa, se podrá asistir a la conferencia “Una pulpería en Cuchilla Negra y un metal que no es de este mundo”, por el profesor e investigador Julio Schvartzman. A las 19, el profesor e investigador Sergio Pastormerlo hablará sobre Borges y la historia literaria. El viernes a las 17.30, en la Sala Williams, Rodrigo Muryan, Belén de los Santos y Nicolás Coria hablarán sobre Pierre Menard y otros escritores apócrifos borgeanos. A las 19, en la Sala Mercedes Sosa, la investigadora Sylvia Saítta dará su conferencia “Antes del libro. Borges en diarios y revistas”.

 

El sábado 27 se compartirá la conferencia virtual “Borges y las Mil y Una Noches”, a cargo de la doctora Bahira Abdulatif, de la Universidad de Bagdad y la Universidad del Salvador (estará disponible en el canal de YouTube del Borges). De 14.30 a 16, en la Sala Williams, siguen las charlas: “Conspiraciones borgeanas. Judas y los gnósticos”, por Fabián Bautista, Edna Goldman, Constanza Casagrande y María Sevlever; y de 16.30 a 18, “Tlön. Sociedades secretas y mundos ficcionales”, con Alan Ojeda, Gabriela Raidé y Lucas Adur. A las 18.30, en la Sala Mercedes Sosa, Annick Louis dará su conferencia de cierre, “Fábulas de autor”. En los próximos días se encontrará en las páginas web del Ministerio de Cultura y del Centro Cultural Borges la programación detallada de las jornadas.

 

Fuente: La Nación

https://www.lanacion.com.ar/cultura/homenajes-festivales-y-actividades-en-agosto-mes-de-nacimiento-de-jorge-luis-borges-nid03082022/