domingo, 4 de agosto de 2013

Textos de J.L.Borges en el Palacio del Zar en Rusia



Jorge Luis Borges decía que es imposible crear un tango de verdad fuera de la penumbra de las noches bonaerenses.

Este fin de semana, un elenco de actores moscovitas trata de poner en tela de juicio las palabras del gran escritor argentino. En el museo-vedado Tsaritsino de esta capital, un monumento arquitectónico del siglo XVIII, están presentando una obra exclusiva, el drama musical Tinieblas del tango.

El autor del proyecto y uno de sus principales intérpretes, Piotr Tatáritski, dice que la obra está basada en varias historias a la vez, entrelazadas por monólogos dramáticos y temas musicales comunes.

–Los textos son de John Fowles, Athol Fugard, William Shakespeare, Jorge Luis Borges y algunos autores contemporáneos. En realidad, éste es un espectáculo sobre nosotros en este mundo. Y el tango es como un ritmo, el pulso de la gran urbe contemporánea.

Se trata en primer término de tangos de Richard Galliano, Rodolfo Biagi y, por supuesto, Astor Piazzolla. Además hay fotos y efectos visuales creados especialmente para este proyecto por Katharina Ricci. Piotr Tatáritski continúa:

–Las tinieblas se asocian con algo oculto y misterioso. Algo que no se ve a simple vista. Es lo más íntimo del alma y el pensamiento. La idea de esta historia es hallar la clave para develar todos estos misterios.

Por supuesto, es una historia de amor en monólogos y diálogos entre el personaje central y una joven desconocida. A Él lo encarna el propio Tatáritski, y a Ella, la joven actriz Mary Carne, la Ella Fitzgerald rusa, según la definición de algunos críticos.

El espectáculo se presenta en el atrio de la llamada Casa del Trigo, otrora una dependencia del Palacio del Zar y en nuestros tiempos una gran sala de conciertos y espectáculos provista incluso de un órgano. No hay podio, la acción se desarrolla en una pista de baile, lo que conviene perfectamente a una obra sobre el tango, y el órgano tampoco queda como un atributo de más. La organista Evguenia Krivítskaya, profesora del Conservatorio de Moscú, explica lo que le atrae de este proyecto:

–El bandoneón es bastante frecuente en los tangos de Piazzolla. Prácticamente, es una variedad de acordeón. Y es que el acordeón y el órgano son instrumentos hermanos. El órgano permite imitar fácilmente el sonido típico del bandoneón. Pensamos que este instrumento poco común para el tango puede enriquecer la palestra del género y atraer más público.

El domingo, este fin de semana al son del tango en el museo-vedado Tsaritsino, de Moscú, continuará con una retrospectiva de los tangos más populares del siglo XX.

Fuente : La Voz de usia

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada