miércoles, 23 de febrero de 2011

Borges en La Botica del Angel


La Botica del Ángel fue un original ámbito artístico porteño creado por el modisto y escenográfo Eduardo Bergara Leumann en 1966 en el Barrio de San Telmo de Buenos Aires, Argentina por el que pasaron y se iniciaron figuras del medio artístico argentino de relevancia nacional e internacional.

Nació como espacio teatral alternativo y de exposiciones en el año 1966, por iniciativa de su mentor y promotor Eduardo Bergara Leumann en una sastreria teatral de la calle Lima 670. Rápidamente se impuso como un centro alternativo de vanguardia al mismo tiempo que el legendario Instituto Di Tella.




Según el crítico teatral Emilio Stevanovich sus características hacia 1966 eran las siguientes:
La Botica era un espectáculo divertido, cultural pero sobre todo libre y sorprendente. No había estrenos por lo tanto no existía el trac del debut de los debutantes. Al llegar el público se lo saludaba y los mismos artistas lo acomodaban, así se aflojaban mutuamente para lo que sería la «aventura» teatral de la Botica. A los espectadores se les entregaba al entrar una jarra de vino, rosquitas y una palangana para aseo personal. Bergara abría las carteras como recurso para establecer diálogo o para un gag, ya que en la Botica no había libreto, ni rutina, todo surgía del Ángel creando en el momento del encuentro.El espectáculo se cambiaba sin aviso. El público volvía varias veces y traía amigos, para disfrutar de la transformación al participar. Muchas noches no se sabía si pedir autógrafos en el escenario o en la platea. No había un gran final. A medida que los espectadores, casi todos participantes en el espectáculo, salían, el elenco en doble fila, los despedía personalmente. Los espectadores más rígidos y estructurados que habían participado bailando o actuando, eran los más agradecidos al salir, se habían sentido libres y protagonistas durante la noche.




La primera Botica cerró sus puertas debido a las obras de ensanche de la Avenida 9 de Julio, para dar paso a una segunda - el Templo del Ángel -en la calle Luis Sáenz Peña 541 de mayor envergadura, en un templo abandonado que Bergara Leumann redecoró.

En año 2002 Bergara Leumann decia al diario La Nacion :

"Es fantástico no saber qué vas a hacer al otro día y crearte un mañana, el tema es que no te lo jodan. Antes era distinto. Porque no estaba esa raza de intermediarios, gestores, representantes, manager. Antes nosotros nos arreglábamos cada uno, no había estrenos armados. El tema es que era un tiempo diferente donde había una interrelación con todos los artistas. Estaba Berni haciéndole un traje a la Tana Rinaldi, o Manucho escribía un texto, o estrenábamos milongas de Borges, o Silvina Ocampo te escribía una frase en la pared que decía; `el tango es alegrarse de estar triste´, o estrenábamos obras de gente prohibida como Gorostiza. Ese fue el mérito, haber generado todo eso, de trabajar en lo que quise y de haber cumplido 70 y no darme cuenta".



Hoy es un museo del barrio de Montserrat, integra los sitios de interés cultural de la ciudad de Buenos Aires como ámbito especializado en los años sesenta, posee 33 ambientes con diversos escenarios. Depende de la Universidad del Salvador.






Galería de Imágenes





























No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada