lunes, 23 de mayo de 2016

Dios, Borges y los irlandeses



 
Jorge Mackey

"Dios es una esfera cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna" ( Jorge Luis Borges).

En realidad, mucho se habló sobre las creencias y el credo de Jorge Luis Borges: que era ateo, que era agnóstico, que amaba la cábala. Podemos decir al menos con certeza que se declaró no budista ("Es muy difícil exponer una religión, sobre todo una que no se profesa", dijo en Qué es el budismo , escrito con Alicia Jurado).

Se le atribuyó que había aprendido los Evangelios a través de su abuela protestante y que en una oportunidad expresó: "Quiero morir en la religión de mi madre", que era católica. También se lo oyó decir que todas las noches rezaba un padrenuestro, de acuerdo con una promesa a ella realizada.

El mismo Borges manifestó, en un diálogo con Seamus Heaney: "Para el argentino, ser católico es más una cuestión social que espiritual. Nunca me interesó este aspecto de la religión. Sólo las mujeres parecen tomar la religión en serio. Cuando niño, mi madre me llevaba a misa y rara vez yo veía a un hombre en la iglesia. Mi madre tenía una gran fe. Creía en el paraíso y quizá su creencia significa que ahora ella está allí. Y aunque ahora ya no soy un católico practicante y no puedo compartir su fe, sigo entrando en su habitación todos los días a las cuatro de la mañana, para rociar con agua bendita y rezar el padrenuestro como ella me lo pidió. ¿Por qué no? La inmortalidad no es más extraña ni increíble que la muerte".

Sobre este tema de las creencias de Borges, María Kodama dijo en una entrevista: "ƒl era agnóstico ... pero creo que los agnósticos están en cierta forma cerca de Dios, porque crean un camino paralelo. La presencia de Dios es en sí un acto de fe. Es como el amor. Pero en la obra de Borges, Dios es un tema recurrente. Su abuela inglesa y protestante le recitaba versículos del Evangelio de memoria y eso influyó bastante en él".

Pero cuando Borges murió, mucho se escribió sobre el tema, aunque nada fue tan contundente como una acción emprendida por el entonces rector de la Catedral de Buenos Aires, que conocía a Borges de primera mano, monseñor Daniel José Keegan.

Días después del 14 de junio de 1986, fecha del fallecimiento de Borges, el cura párroco actuó con criterio y decisión. En vez de dejarse llevar por rumores y dimes y diretes, Keegan, audaz y determinado, escribió una carta al párroco de la Iglesia de San Marcos (Ginebra) y lo consultó sobre si el escritor había recibido alguna asistencia sacerdotal en el momento previo a su deceso.

La respuesta no se hizo esperar y el 9 de agosto de ese año el padre Pierre Jaquet respondía:

"Le ruego ponga mucha atención para comprender el sentido de los últimos instantes de la vida de Jorge Luis Borges.

"1) Fue a pedido de la familia que fui a ver a Borges.

"2) Borges estaba ya muy débil y nos fue imposible tener una conversación.

"3) Mi presencia junto a él fue una asistencia.

"4) Manifiestamente, él comprendía lo que yo le decía. Lo sentí asociarse a la oración y al sacramento de la reconciliación.

"5) Pienso que no se puede deducir de este encuentro ninguna interpretación en cuanto a las disposiciones de Borges con respecto a la Iglesia Católica.

"6) A mi parecer, la celebración ecuménica encuentra su fundamento en dos elementos:

"a) Borges había deseado ser enterrado en Ginebra. El gobierno de la ciudad, habiéndole rendido oficialmente honor, me parece difícil que lo hubiese enterrado en otro lugar que no fuese la Catedral (que es protestante).

"b) Borges fue aparentemente siempre un hombre libre frente a las fronteras confesionales. Descansa en el cementerio, en la parte oficial, y su tumba está situada al lado de la de Calvino.

"Creo haberle comunicado todo lo que podía decirle. Espero que esto responda a sus interrogantes."

La carta fue conservada por monseñor Keegan y más tarde tuvo difusión en la revista católica Criterio .

Pasó el tiempo. Monseñor tuvo un derrame cerebral en 1989, su salud sufrió un claro deterioro, y la carta fue entregada, con su consentimiento, al Arzobispado durante el año 1999, a través de quien fue su secretario, el padre Julio Arch.

Arch recuerda a su superior como un gran amigo y a la vez como un hombre criterioso y enérgico: "Al momento de actuar, sacaba a relucir su carácter irlandés y ponía los puntos sobre las íes, pero siempre educadamente. Trataba a todos con atención. Y en los momentos difíciles de la dictadura, cobijó en la Catedral a cristianos sin distinción de ideologías, aun en situaciones riesgosas".

Keegan vive actualmente en el Hogar Sacerdotal de Floresta, guarda un sinnúmero de interesantes anécdotas, incluso la de haber visitado la tumba de Borges en Ginebra y haberse encontrado en una oportunidad con María Kodama, que lo abrazó con afecto.

Los días soleados, con gran paz, sale a caminar con un bastón por el jardín del hogar. Allí recuerda "un montón de cosas lindas" que le sucedieron en la vida. Cuando se queda en su cuarto, repasa innumerables hechos, que registra en improvisados archivos.

Por su generosa entrega a la sociedad, Keegan será premiado hoy por la Asociación Argentino-Irlandesa en el marco de los premios "Trayectorias de la comunidad".

El acto tendrá lugar en el Club Americano, Viamonte 1133, piso 10, a las 19. Las asistencias son con previo registro al 4953-3562. Los premiados, además de monseñor Daniel José Keegan, son Juan Carr (Red Solidaria), el padre Ambrosio Geoghegan (padres pasionistas), Mateo Kelly (San Antonio de Areco), Sister Bela McDermot (Instituto Santa Brígida), Fergus Farrell (empresario, durante ocho años presidente de la ACI), sister Joanna O´Shanan (hermanas dominicas) y Christine Rasmussen (Danzas Celtic Argentina). En carácter de post mórtem, serán distinguidos Mariela Devereaux (artes) y Brian Healy (fundador del Colegio San Cirano).

Entre ellos, Keegan, por ese significativo y clarividente gesto con respecto al gran autor argentino, será recordado sin duda por todos aquellos lectores borgeanos que creen en un más allá.

El autor es presidente de la Asociación Argentino-Irlandesa.

Fuente : La Nacion - Martes 08 de julio de 2003
http://www.lanacion.com.ar/509661-dios-borges-y-los-irlandeses

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada