sábado, 13 de octubre de 2012

“Borges & Piazzolla en Nueva York”

Uno fue acaso el erudito más grande del siglo XX, uno de los escritores más respetados en el planeta. El otro, un revolucionario del tango, que venció todas las críticas hasta convertirse en uno de los compositores modernos más interpretados y admirados. Genialidad por dos: el mejor y el mejor, en la Capital del mundo. Borges y Piazzolla llegaron otra vez a Nueva York para contar secretos de Buenos Aires.

Se trata de “Borges & Piazzolla en Nueva York”, una serie de actividades organizadas por el Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenoa Aires para difundir los atractivos culturales y turísticos porteños. Las encabeza el ministro Hernán Lombardi, junto a la viuda de Borges, María Kodama, y a Daniel “Pipi” Piazzolla, nieto de Astor, baterista y director de Escalandrum, el sexteto de jazz que reversiona temas del bandoneonista que murió hace 20 años.


Algún atisbo del atractivo del tango en la Gran Manzana ya se pudo anticipar. Mientras los integrantes de la comitiva se sacaban fotos en Times Square junto con la pareja conformada por Viviana Laguzzi y Esteban Domenichini (dos bailarines argentinos de tango que trabajan en Nueva York), cientos de turistas de todo el mundo aprovechaban para filmar y sacar sus propias imágenes.

La primera de las actividades oficiales fue la apertura de la muestra “El Atlas de Borges”, una selección de las fotos que María Kodama tomó en sus viajes con el escritor. La inauguraron el jueves en el Instituto Cervantes, donde seguirá hasta el 18 con entrada gratuita.

La muestra ya recorrió más de 20 ciudades, y no parece casual que finalmente haya llegado hasta aquí: “Borges adoraba Nueva York, era la ciudad a la que le había cantado Walt Whitman, el poeta al que él tanto admiraba”, explicó Kodama. En la exhibición se pueden ver varias fotos muy particulares, por ejemplo una en la que un Borges ya mayor está a punto de comenzar una viaje en globo en el valle de Napa, en California, y otra en la que al escritor se lo ve con una careta de lobo, en una fiesta de Halloween.

La segunda actividad fue en la America’s Society, una fundación que se encarga de difundir en EE.UU. la cultura latinoamericana. Tras la presentación de la pareja de tango, en la elegante sede de Park Avenue, propiedad de la familia Rockefeller, hubo una conferencia ante unas 80 personas. Kodama, Pipi Piazzolla y Lombardi expusieron sobre la importancia de ambos artistas para Buenos Aires y su legado en la actualidad. “Borges y Piazzolla tienen muchos signos en común. Fueron consecuencia y causa de lo que hoy es Buenos Aires, a la que es imposible pensar sin la influencia de ambos artistas”, aseguró el ministro, quien le contó a la audiencia que el tango es desde 2009 Patrimonio Intangible de la Humanidad, declarado por la UNESCO, y enumeró las diferentes actividades que el Gobierno porteño lleva adelante para difundir la cultura tanguera, desde la organización del Festival y Mundial de Tango cada agosto hasta la preservación de partituras originales.

“En mayo toqué en Rusia, donde Libertang o es más famoso que el ‘arroz con leche’. Y en Austria me encontré en la calle con chicos carenciados tocando temas de mi abuelo con el acordeón para juntar monedas. Estoy emocionado, es mágico estar en Nueva York, donde mi abuelo se crió y vivió”, comento Pipi Piazzolla. Para cerrar, Escalandrum tocó los temas Lunfardo y el clásico Adiós Nonino .

Pero el plato fuerte musical llegó anoche, cuando Escalandrum presentó en el Birdland, el mítico club de jazz de la calle 44, el espectáculo “Piazzolla plays Piazzolla”. Un dato más para dar fe de la relevancia internacional del genial Astor: la banda tuvo como invitados al clarinetista cubano Paquito D’Rivera y la cantante alemana Ute Lemper.

Fuente : Tres Lineas
Pablo Novillo.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada