viernes, 27 de junio de 2014

Juan Camilo Rincón, el Jorge Luis Borges colombiano





Durante cinco años, el escritor investigó la relación del autor argentino con nuestro país.

Por: CARLOS RESTREPO
  
A primera vista, resulta algo insólito pensar que una frase del argot popular como “Ser colombiano es un acto de fe” haya sido escogida para titular un libro dedicado al célebre escritor argentino Jorge Luis Borges.

Sin embargo, es aún más sorprendente –aunque no es de extrañarse que haya sorpresa en el universo borgiano– encontrar que esa frase surge del cuento titulado 'Ulrica', que el autor argentino publicó en dos obras: 'El libro de arena' y 'El libro de los sueños'.

Así lo explica el periodista cultural y escritor Juan Camilo Rincón, quien duró cinco años metido en bibliotecas y archivos investigando la relación que tuvo Borges con Colombia, para dar vida a su libro titulado con la curiosa frase.

El autor anota que ese hallazgo en el cuento del autor argentino fue como un primer mensaje cifrado de lo que luego corroboró en la investigación: el afecto especial que Borges tuvo por el país.

“De las muchas cosas que encontré, se destaca no solo sus tres visitas, sino también sus ensayos, sus referencias poéticas y lo lindo que hablaba de Colombia en sus entrevistas y el cariño especial que tenía por nosotros”, anota este apasionado de la obra del autor de 'El Aleph'.

Acerca de la historia que rodea la frase que escogió para el título, Rincón anota que ese texto es uno de los pocos cuentos de amor de Borges, que curiosamente es protagonizado por un profesor de la Universidad de los Andes, que conoce a una mujer noruega en un encuentro académico.

“Ella le pregunta a él de dónde es, y él responde que es colombiano. Y ella le dice: ‘¿Qué es ser colombiano?’. A lo que responde: ‘Es un acto de fe’”, comenta Rincón.

El libro, además de ofrecer, por primera vez, un completo panorama de esa estrecha relación de Borges con el país, es una de esas ‘empresas’ idílicas propias de esa especie de secta que se extiende por todo el mundo, como lo anota el propio autor.

“Nosotros, los seguidores de la secta borgiana, vemos que la belleza de la obra de Borges está basada en lo que escribe y decimos que su trabajo es infinito. Cada ocho días, o cada 15, en alguna parte del mundo aparecen títulos nuevos que aluden a él, como ocurre con Cortázar. Por eso creemos que nunca lo tendremos completo, que es un concepto que se remite a ese 'El libro de la arena' eterno de Borges, el libro que nunca va a tener un final”, concluye Rincón.

Borges y Colombia, en tres actos

El libro está divido en tres partes: la primera comprende comentarios que Borges hace sobre Colombia, que también inmortaliza en sus poemas y ensayos. La segunda parte es una mirada a todos los textos periodísticos que se han escrito en el país sobre Borges y su obra, para lo que el autor se remitió a los periódicos y revistas desde 1930 hasta el año pasado.

La parte final es una entrevista que le hizo Rincón a tres de los colombianos que conocieron a Borges, en las que recuerdan algunas impresiones y anécdotas: se trata del poeta Juan Gustavo Cobo Borda, el periodista cultural Mauricio Botero y Manuel Hernández Benavides, primer profesor de la cátedra Borges de la Universidad de los Andes.

Fuente : El Tiempo  -  Bogota

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada