martes, 5 de abril de 2011

Las Milongas de Borges por Liliana Barrios


“INVOCACIÓN DEL PATIO”, lo nuevo de la cantante Liliana Barrios, es un trabajo temático, integralmente dedicado a una de las yuntas más gloriosas de música popular y poesía argentina: PIAZZOLLA y BORGES.

Un producción que hecha nuevas luces sobre las obras que son fruto de un momento único en la cultura argentina: el casi inverosímil encuentro de dos de las mayores figuras del Tango y las Letras de la Argentina y del mundo : Ástor Piazzolla y Jorge Luís Borges.

Una producción para disfrutar desde la música o desde la poesía.

Con Juan Carlos Cuacci en arreglos y dirección musical, Pablo Agri en violín y Walter Ríos en bandoneón entre otros notables músicos.

Más cerca de la milonga que del tango-canción y al estar despojadas del lunfardo, estas canciones buscan una intérprete original y sutil que cante “en el umbral de su zaguán o en un almacén” como anhelaba Borges. Esto es lo que ha querido plasmar Liliana Barrios en “INVOCACIÓN DEL PATIO”.

En el pasado, estas piezas fueron grabadas irregularmente (notablemente por Edmundo Rivero, Susana Rinaldi y Jairo) y luego descatalogadas en CD en su gran mayoría. Así “INVOCACIÓN DEL PATIO” es la bienvenida visita a todo el universo arrabalero-mitológico de “Jacinto Chiclana”, “Nicanor Paredes”, “Alguien le dice al tango” y “El títere”. Puñales, compadritos y una Buenos Aires orillera también comparten este disco con las letras que J. L. Borges escribió para “Primavera Porteña” y “Buenos Aires, Hora Cero” entre otros. Barrios sigue realizando un recorrido único y coherente en el tango. Cada nuevo disco obedece a una idea conceptual general que hace que su discografía sea también parte de su biografía, ya que la cantante ha grabado a lo largo de su vida los discos (en los que evita lugares fáciles del mercado y recrea cada tango con su personal estilo) dedicados a los más importantes autores del tango: “Gardeliana”, “Troileana” (nominado a los Premios Carlos Gardel 2007) y “Épica, el viaje de Homero y Virgilio Expósito”.

¿De dónde sale Invocación del Patio?
Este álbum sale directamente de una imagen. De una imagen que me evocó la lectura de un poema de Borges que habla de un patio.

La imagen del patio es la de mi niñez, mi familia, nuestros amigos reunidos, la de la música que ahí se tocaba y de mi madre cantando. El Tango era como la argamasa que unía todas estas cosas. Para mí, Patio y Buenos Aires eran sinónimos. O más bien: el Patio era el templo donde ser celebraba la liturgia de Buenos Aires.

Borges amó inmensamente esta liturgia laica de patio. Y mucho la celebró. Por lo que fue no sólo el ‘disparador’ sino además –naturalmente– principal protagonista de esta ‘Invocación’. Y entre imágenes y evocaciones rememoré el trabajo que hicieron Borges y Piazzolla y del formidable repertorio de tangos y milongas que lo componen. Repertorio algo desencontrado desde que Edmundo Rivero lo grabó en 1968: “Tengo que cantar Borges/Piazzolla” me dije y repetí una y mil veces.

Por eso para mí hoy la pregunta no es “¿Cómo se me ocurrió cantar estas magníficas composiciones?” sino “¿Cómo no se me ocurrió ni a mí - ni a otros- hacerlo en todo este tiempo?”

Invocación del Patio es un festejo de Buenos Aires, de lo mejor de Buenos Aires. De la excelencia de su poesía y de la excelencia de su música.Liliana Barrios

Fuente : Gente BA
5 de abril de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada