jueves, 26 de mayo de 2011

Borges y el tiempo - Amondawa, la tribu amazónica que no concibe el tiempo


Una tribu amazónica no tiene palabras para el tiempo. Según un estudio, carece de las estructuras lingüísticas correspondientes.

La tribu Amondawa carece de las estructuras lingüisticas que relacionan el tiempo y el espacio, como, por ejemplo, nuestra idea de "trabajar durante toda la noche".

El estudio, publicado en la revista Language and Cognition, muestra que mientras los Amondawa reconocen los eventos que ocurren en el tiempo, éste no existe como un concepto aparte.



En su cuento “El Informe de Brodie”,(1970) el escritor Jorge Luis Borges imaginó a la tribu de los Yahoos, una raza primitiva que desconocía el tiempo, pero podía recordar eventos del día anterior o anticipar los del día siguiente. En el resto de su conocimiento, se entremezclaban indistintamente sus vivencias, sus sueños y los relatos de sus semejantes.

El estudio recientemente elaborado por las universidades de Portsmouth en el Reino Unido, y la Universidad Federal de Rondonia en Brasil muestra que la idea de Borges se puede verificar en los Anondawa del Amazonas, que no conciben el concepto de tiempo como tal. Borges lo había escrito 41 años atrás en el Informe de Brodie.

El Amazonas es una selva tan vasta, tan extensa y desconocida, que dentro de ella habitan tribus que hasta hoy, en plena época de satélites y GPSs, no han sido “descubiertas” por la civilización. En febrero la tribu de los Yanomani fue avistada por primera vez, y por primera vez ellos contemplaron, todavía con mayor sorpresa, un helicóptero sobrevolándolos.

Los Amondawa fueron descubiertos antes, en 1986, pero para efectos de su cultura no están mucho más integrados que los Yanomani. Muchos han aprendido el portugués e incorporado algunos objetos manufacturados a su vida diaria, pero en general permanecen relativamente fieles a su estilo de vida, empezando por su idioma.

En un estudio publicado por las universidades de Portsmouth y Rondonia se indica al respecto que el lenguaje Amondawa revela la ausencia del concepto de tiempo, algo que es altamente inusual considerando que la gran mayoría de las culturas llega recurrentemente a mapear el paso del tiempo como si fuera una dimensión espacial, pensando que el pasado quedó “atrás” y el futuro nos espera “adelante”.

Pese a que los Amondawa entienden que un evento ocurre en un determinado momento, no asumen que el tiempo fluye independientemente de los eventos que puedan o no ocurrir. No tienen una palabra puntual para “tiempo” ni para ninguna subdivisión arbitraria como mes o año. Para ellos no tiene ningún sentido la idea de “trabajar toda la noche” porque lo que importa es el fruto de ese trabajo y no el intervalo empleado. Esto contradice cualquier concepto de eficiencia del método científico, pero por otro lado el pensamiento racional tuvo que atravesar la revolución industrial y el capitalismo antes de llegar a concebir el trabajo orientado a metas tres siglos después.

Los Amondawa no miden su edad en años, obviamente, sino que se refieren a los distintos hitos de su vida y las distintas posiciones que van ocupando dentro de la tribu conforme pasa el tiempo y adquieren nuevas responsabilidades.

Fuente : Confidencial Digital y BBC

Felipe Figueroa

20/5/2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada