domingo, 29 de mayo de 2011

“Una celebración a Borges y Piazzolla”



Liliana barrios lanzó invocación del patio


El nuevo trabajo de esta gran cantante de tango profundiza el mundo de las canciones que unen las letras del célebre escritor argentino con la música del mundialmente famoso Ástor Piazzolla. Un despliegue ambicioso y bien logrado.

Liliana Barrios creció en un patio de música. Allí se escuchaba, ante todo, los tangos que salían de la voz de su madre y los acordes de la guitarra de su papá que cada tanto tocaba algún tema de folklore. Cuenta que su patio lindaba con el de Jorge Luis Borges, y que el escritor –que no sabía mucho de los alrededores del arrabal– recibía cada tanto la visita de, entre otros escritores, Evaristo Carriego, quien ilustraba al poeta acerca del mundo de cuchilleros. Y este disco, Invocación del patio, se basa justamente en los textos que Borges les dedicó a los arrabales porteños.


“No soy una persona nostalgiosa, pero leyendo a Borges, retomando Fervor de Buenos Aires, me transporté a ese patio de la infancia donde yo me crié”, comenta la cantante que viene presentando en los distintos escenarios el nuevo álbum.
Entre los temas seleccionados por Barrios están los poemas “Jacinto Chiclana”, “A Don Nicanor Paredes”, “1964”, y una delicada combinación de música y texto con “Primavera Porteña / Arrabal / Un patio”. Además, lo completan clásicos como “Balada para mi muerte”, y “Adiós Nonino”. El trabajo cuenta con los arreglos en casi todos los temas de Juan Carlos Cuacci, y está acompañada por Walter Ríos en bandoneón, Pablo Agri en violín y Abel Rogantini en piano.
–Debe ser un desafío recrear patios en un Buenos Aires de edificios.
–Sí, lo es. Me han contado que en Uruguay se mantiene la costumbre, que en definitiva es la costumbre del Río de la Plata. Borges lo que hizo fue crear una mitología de quiénes eran esos hombres que habitaban Buenos Aires, nomás que él me lo devuelve de una manera misteriosa. Borges conoció algunos de los “malevos” y les dedicó milongas porque quería perpetuar la memoria de esos hombres; los consideró en las sagas, era un enamorado de la poesía del siglo XII. A él se le ocurren esos personajes, les da otra dimensión.


–Conjugás dos Buenos Aires distintas, la de Borges y la de Piazzolla, ¿cuánto tiempo te llevó?
–Estuve alrededor de tres años haciendo este trabajo. A pesar de que un poco Piazzolla ya lo había hecho en el año ‘68, cuando eligió unos poemas, los más tangueros, los más evocativos y le puso su música, yo ahora me tomé la libertad y el atrevimiento de agregarle música instrumental de Piazzolla, elegí una milonga de Borges para ponerle letra: uní un poema de Buenos Aires con “Otoño porteño”. Estoy muy feliz de haber hecho este trabajo de celebración a Borges y a Piazzolla en donde además puedo evocar a los héroes del Río de La Plata.

Fuente : Tiempo Argentino
Maby Sosa
17 de mayo de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada