sábado, 25 de diciembre de 2010

Borges en la Biblioteca Pública Miguel Cané



La Biblioteca Pública Miguel Cané, decana de las Bibliotecas Municipales de la Ciudad de Buenos, fundada a iniciativa de la luego Dirección General de Bibliotecas Municipales, se inauguró el 11 de noviembre de 1927. El éxito del emprendimiento, medido en el número de lectores que visitaban la casa, obligó muy pronto a su traslado a un nuevo y moderno local, ubicado en Av. Carlos Calvo 4311/23, parte del cual se conserva aún hoy. .La importancia que alcanzó este acontecimiento para la época la señalan las presencias en su apertura de funcionarios de alto rango, como el Sr. Ministro del Interior, Dr. Leopoldo Melo, el Rector de la Universidad de Buenos Aires Dr. Vicente Gallo y del escritor Gustavo Martínez Zuviría, Director de la Biblioteca Nacional , etc. Nos informa el historiador Arnaldo I.Miranda, en su trabajo: La Biblioteca Municipal "Miguel Cané". Orgullo cultural del Barrio de Boedo (Primer Congreso de Historia del Barrio de Boedo, t.1, JEHBB, Bs.As., 1997), que (la biblioteca)..."Contaba, también con pupitres individuales, cuyos modelos fueron tomados de los existentes en la Biblioteca Nacional de Amberes: los experimentos realizados para la sala de lectura de la Biblioteca de Michigan-Estados Unidos de Norteamérica-sirvieron de base para la instalación de luz localizada para cada lector......Respecto de los ficheros. Eran éstos únicos en su género pues permitían hallar la pieza bibliográfica deseada por cinco mecanismos distintos....Esta casa, modelo en Sudamérica....era la biblioteca más concurrida de Buenos Aires, llegando a atender diariamente un promedio de setecientos lectores"



En 1937 Borges consigue por recomendación de Francisco Luis Benárdez un empleo en la biblioteca municipal Miguel Cané, en Almagro Sur, donde cataloga libros y, en sus ratos libres, se dedicaba leer y a escribir sus primeros cuentos.

En uno de los paneles chiquitos que recuerdan a ese Borges que asoció su imaginación y su vida a estas calles y a este sitio hay un texto hermoso de Jorge Edwards que recuerda esa letra menuda y urbana desde la que se produjo finalmente el prodigio de ser Borges.



Su sitio de trabajo, donde escribía, hacía fichas de libros y leía, cuando aún tenía vista y venía hasta acá leyendo la Divina Comedia en el tranvía 27, es un rectángulo muy pequeño que ahora se visita como si fuera el santuario laico en el que uno esperaría hallar la atmósfera del mito más extraordinario de la literatura en español del siglo XX.




Una historia simpática que recuerda Miguel de Torre Borges, sobrino del escritor, lo sitúa en esa biblioteca ilegible de los arrabales del sur. Cierto día, un compañero del trabajo, "el Rufián" Bogdano, encontró en un Apéndice de 1931 de la Espasa, una pequeña nota sobre un tal Jorge Luis Borges. Esa entrada presentaba una foto -con moñito y bigotes- y el texto: "Poeta y literato argentino, nacido en Buenos Aires en 1899". Bogdano comentó la graciosa coincidencia de que existiera un mismo nombre para dos personas, sin percatarse de que eran la misma. Borges aclaró el asunto, pero no le creyeron.



La Biblioteca Pública Municipal Miguel Cané, que goza de fama internacional y se registra en las guías de turismo más afamadas, por ser el primer lugar de trabajo como empleado público, de Jorge Luís Borges. Allí Borges en una habitación del primer piso que aún conserva su escritorio, trabajó como auxiliar de bibliotecario, registrando y catalogando libros y escribiendo en sus ratos libres, entre 1937 y 1946 parte de sus memorables obras.



En 1946 se vio obligado a renunciar a su empleo de la biblioteca tras el ascenso al poder de Juan Domingo Perón.

La Razón - 1946



*********************************************************************************


Biblioteca Miguel Cané



Carlos Calvo 4919/23

En un local de reducidas dimensiones, ubicado en la esquina de Independencia y Castro Barros, se habilitó –el 11 de noviembre de 1927– la primera Biblioteca Municipal de Buenos Aires, que con el tiempo enorgullecería al barrio de Boedo. Bautizada con el nombre del autor de Juvenilla, don Miguel Cané, muy pronto contó con numerosos lectores, superando las 300 personas por día. El auge de la actividad motivo años después el traslado a un nuevo y cercano emplazamiento, pasando a ocupar una amplia construcción de dos plantas y subsuelo, sita en Carlos Calvo 4311/23, reduciéndose luego a la finca bajo el número 4319/23, que ocupa actualmente.

La ceremonia de inauguración del nuevo local, el 6 de diciembre de 1935, fue brillante. Asistieron a ella, además de un numeroso público, altas autoridades nacionales, como el entonces Ministro del Interior, Dr. Leopoldo Melo, el Rector de la Universidad de Buenos Aires, Dr. Vicente Gallo y D. Gustavo Martínez Zuviría, Director de la Biblioteca Nacional.



En la planta baja fueron ubicados el salón principal, la hemeroteca, la oficina de informes y la sala de lectura. En la planta superior funcionaba la dirección del establecimiento, la administración, el archivo y depósito.

El amoblamiento, sistema de ficheros y lumínico tuvo en cuenta los últimos adelantos de la época para estos emprendimientos. Estas condiciones hicieron que la biblioteca fuera la más concurrida de todo Buenos Aires, llegando a atender diariamente un promedio de setecientos lectores.



En esta biblioteca trabajó, durante muchos años, el escritor Jorge Luis Borges, motivo por el cual en una de las remodelaciones realizadas durante los últimos años, en el piso superior del edificio se inauguró un espacio cultural que lleva el nombre del ilustre hombre de letras.

Fuente : Boedo un barrio con historias
Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada