viernes, 24 de diciembre de 2010

Josías McElheny un artista Borgeano



Josías McElheny nació en Boston, Massachusetts en 1966, y vive y trabaja en Brooklyn, Nueva York. Obtuvo un BFA de la Escuela de Diseño de Rhode Island, y fue aprendiz de sopladores de vidrio maestro Ronald Wilkins, Ritzman Jan-Erik, Caarlson Sven-Ake, y Lino Tagliapietra.

McElheny crea finamente trabajados, objetos de cristal hechos a mano que combina con fotografías, texto y muestra museológica para evocar nociones de sentido y la memoria.



Si recrear objetos milagrosos de vidrio representado en pinturas del Renacimiento o las versiones modernizadas de vidrio o de fotografías documentales, o la extrapolación de las historias sobre la vida cotidiana de los pueblos antiguos a través de los restos de sus posesiones y vidrios de uso doméstico, el trabajo de Josías McElheny toma como sujeto del objeto, idea, y el nexo social de vidrio.

Influido por los escritos de Jorge Luis Borges, el trabajo McElheny a menudo toma la forma de “histórica ficción”-que ofrece al espectador a creer o no. Parte de la fascinación McElheny con narración de cuentos es que la fabricación de vidrio forma parte de una tradición oral transmitida de generación en generación, artesano a artesano.





Josiah McElheny cuentos de cristal

Recuerdo haberme quedado fascinado por una demostración de un soplador de vidrio en Venecia; han pasado años y muchas imágenes, pero aquélla continúa emergiendo como capítulo persistente en mi memoria. Al acercarme a la obra de Josiah McElheny, esta imagen volvió a ocupar mi cabeza. Y esa materialización física de lo que hoy sólo puede ser reconstruido por la imaginación y que, en cierto modo, se nos presenta como testimonio real, es el ejercicio que nos propone este contador de cuentos que es Josiah McElheny en su primera muestra para un museo europeo.



Su obra se conforma a partir de una serie de objetos y de historias a las que él da forma en vidrio. Se crea así una tensión que obliga al espectador a tomar una actitud activa, de interrelaciones frágiles entre lo aprendido y lo imaginado. Pero este artista norteamericano, nacido en Boston en 1966, se aleja de todo efectismo que se pueda presuponer del hecho de transmutar en real lo virtual o de la mera habilidad que demuestra como maestro soplador de vidrio. De hecho su primera inclinación por el vidrio soplado fue a partir del interés que le generaba su propia historia, flaca y quebradiza como toda transmisión oral, abierta, de complicidades heredadas. Una historia periférica y sin punto central como la Biblioteca de Babel de Borges, lo que tal vez explique su temprana devoción por éste.





Sus objetos devienen, por tanto, en una suerte de ready-made reinventado. Objetos que huyen de su contexto para sementar dudas en su reubicación expositiva. McElheny no trata de dotar de un significado estable a sus objetos, sino que demanda en éstos una capacidad para trazar metáforas. Así, los objetos guardan historias, como en From an Historical Anecdote About Fashion, donde se narra y reproduce la serie de jarrones de maestros cristaleros de la fábrica Venini que tienen como modelos los vestidos de la esposa del dueño que lucía por la fábrica diseños de Christian Dior. McElheny apela a la memoria, íntima como cuando reconstruye Los actos de fe de Verzelini, en todo caso misteriosa, como el espejo, como el vidrio, producto de la mirada tensa.

Fuente : El Cultural
15-05.2002

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada