viernes, 24 de diciembre de 2010

La oftalmología en la obra poética de Jorge Luis Borges (I)



SECCIÓN HISTÓRICA

La ceguera no debe verse como un patetismo;
la ceguera debe verse como un modo de vida.
Jorge Luis Borges



El arte pretende expresar percepciones, lecturas y sensaciones que tenemos los seres humanos y que no son explicables de otro modo, con sus propios patrones de belleza o estética (1). La noción del arte es hoy sujeta a polémicas y debates cada vez más encarnados, debido a que el significado de la palabra «arte» varía según la cultura, la época, el movimiento, o el grupo de personas para las cuales el término es productor de sentido (2).

La contemplación de la literatura –una de las Bellas Artes– nos remonta fácilmente a la dicha y la recreación de ese mundo que leemos. De sus géneros, la creación poética destaca por promover la estética y armonía en su lenguaje.

La medicina colabora en la creación del mundo literario (3). Novelas y cuentos con médicos u hospitales, y poemas con doctores son ya parte de nuestro corpus literario cotidiano (4). En este ensayo se analiza la presencia de componentes y referencias hacia la oftalmología en la obra poética del escritor argentino Jorge Luis Borges. La referencia a Borges en la oftalmología se debe a que éste fue ciego, por lo que la presencia de la ceguera y sus consecuencias es reiterada en su obra.

Jorge Luis Borges, un poeta ciego

Jorge Isidoro Francisco Luis Borges Acevedo nació el 23 de agosto de 1899 en Buenos Aires, Argentina (fig. 1). Fue hijo de Jorge Guillermo Borges –quien también padecía de sus ojos– y de Leonor Acevedo. Su bisabuelo materno y su abuelo paterno fueron militares, mientras que el bisabuelo paterno fue escritor y periodista. Su abuela también fue ciega.

A sus siete años, el pequeño Georgie (que así le decían de niño) inicia el estudio del idioma inglés. Sus estudios básicos los continúa en Buenos Aires hasta 1914, debido a que la necesidad de atención médica oftalmológica de su padre mueve a la familia a Ginebra, Suiza, para un tratamiento médico especializado, por una enfermedad no definida (5).

El retorno de Borges a Buenos Aires en 1921 marca una evolución de su poesía. Así, en 1923 aparece Fervor de Buenos Aires, seguido de otros libros y muchas colaboraciones en periódicos y revistas.

En febrero de 1938 fallece su padre después de un ataque de hemiplejía. La Nochebuena de ese año Jorge Luis sufre un accidente que le produce una septicemia y debe ser internado; algunos autores afirman que éste fue el causante de su ceguera. Otros aseguran que padecía glaucoma o un desprendimiento de retina por su miopía patológica (4,7).

Su producción continúa, al tiempo que su fama crece. Pero también, gradualmente, empieza a quedar ciego. Su libro Ficciones (1944) es laureado por la Sociedad Argentina de Escritores con el Gran Premio de Honor (8-10). En 1946 se ve obligado a renunciar a su empleo de la biblioteca «Miguel Cané» tras el ascenso al poder de Juan Domingo Perón. Para obtener algunos ingresos, Borges se ve obligado a dictar conferencias en Buenos Aires y, más tarde, en Uruguay y diversas provincias de Argentina.

En 1955, tras el derrocamiento del gobierno de Perón y casi totalmente ciego, Jorge Luis Borges es nombrado Director de la Biblioteca Nacional. En 1956 recibe el Premio Nacional de Literatura y un Doctorado Honoris Causa. Desde esta fecha los médicos oftalmólogos le prohíben la lectura y pasa a depender de su madre y un círculo de amistades que gustosamente se prestan a tareas de lectores y escribientes.

Durante estos años realiza numerosos viajes alrededor del mundo generalmente acompañado por María Kodama y recibe premios y distinciones significativas: su obra se coloca ya a nivel inmortal (12). Incluso, algunos autores afirman que sus relatos pronostican la Internet (13).

Una encuesta mundial publicada en 1970 por el Corriere della Sera revela que Borges obtiene allí más votos como candidato al Premio Nobel que Solzhenitsyn, a quien la Academia Sueca distinguirá ese año. En 1983, la Academia sueca otorga el Premio Nobel a William Holding y uno de los académicos denuncia la mediocridad de la elección (14).

El doctor Eisse Osman fue quien lo atendió médicamente en sus últimos días. También colaboró en su tratamiento el médico Alejo Florin. Fallece de cáncer hepático en Ginebra el 14 de junio de 1986, poco después de haberse casado con María Kodama. Sus restos se encuentran en el cementerio de Pleinpalais, en esa misma ciudad suiza.

Como ya se mencionó, la obra de Borges comprende todos los géneros de la literatura. Se ha propuesto que los límites entre los géneros que escribió se pierden, encontrando ensayos poéticos, cuentos que parecen ensayos y poemas que parecen cuentos o tratados (15). Borges, en sus textos poéticos habló de la ceguera de manera directa o indirecta (11).

En reiteradas ocasiones se encuentra el recurso del color amarillo en la poesía de Jorge Luis Borges. En una conferencia dictada en el Teatro Coliseo de Buenos Aires el 3 de agosto 1977, Borges mencionó que su ceguera era total de un ojo y parcial del otro, y que el amarillo era un color que aún percibía en su ceguera, junto con el verde y el azul. El uso del color amarillo también explica la creación de algunos textos de la serie El oro de los tigres (1972). En esta misma conferencia afirma seguir un tratamiento –no definido– y extrañar los colores rojo y negro, y esto se comprueba por la ausencia de estos colores en su obra (16). En el siguiente número de los Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología se analizarán textos poéticos de Jorge Luis Borges inspirados por su ceguera.

Bibliografía

1. Eco U. La definición del arte. Barcelona: Edit. Destino, 2002.

2. García-Guerrero J, Merayo-Lloves J, Villareal-Alanis CO, García-Silva D, de la Padilla-Colín P, González-Treviño JL, et al. La oftalmología en la obra poética del escritor mexicano Octavio Paz I. Arch Soc Esp Oftalm 2008; 8: 675-678.

3. García-Guerrero J. La presencia de la medicina en las novelas del mago Harry Potter. Medicina Universitaria 2007; 9: 42-46.

4. García-Guerrero J, Valdez-García JE, González-Treviño JL. Presencia de la medicina en la novela Madame Bovary. Revista AVANCES 2009; 6: 42-49.

5. Jurado A. Genio y figura de Jorge Luis Borges. Buenos Aires: EUDEBA; 1980.

6. Borges JL. Obra poética, 1 (1923-1929). Madrid: Alianza Editorial; 2008.

7. López-Mato O, Francavilla C, Garabedián M. Ciudad de Ángeles: Historia del Cementerio de la Recoleta. Buenos Aires: Olmo Ediciones; 2001.

8. Borges JL, Bioy Casares A, Ocampo S. Antología de la literatura fantástica. Madrid: Edi. De Bolsillo; 2008.

9. Borges JL, Zemborain E. Introducción a la literatura norteamericana. Madrid: Alianza Editorial; 2006.

10. Borges JL. Ficciones. Madrid: Alianza Editorial; 2007.

11. Sucre G. Borges, el poeta. México, UNAM, 1967.

12. Bronstein C. Borges, immortality and the circular ruins. Int J Psychoanal 2002; 83:647-660.

13. http://es.wikipedia.org/wiki/Jorge_Luis_Borges#Poes.C3.ADas

14. Alifano R. Borges, biografía verbal. Barcelona: Plaza & Janés, 1988.

15. Sarlo, B. Borges: un escritor en las orillas. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores; 2007.

16. Borges JL. Siete noches: conferencia sobre su ceguera. México: FCE, 1980.


Fuente :
Archivos de la Sociedad Española de Oftalmología
Arch Soc Esp Oftalmol v.84 n.8 Madrid ago. 2009
García-Guerrero J.1, Valdez-García J.2, González-Treviño J.L.3
1 Licenciado en Medicina. Profesor de la Escuela de Medicina del Tecnológico de Monterrey. México. E-mail: jairgarcia-guerrero@itesm.mx
2 Licenciado en Medicina. Oftalmólogo especialista en Córnea y Cirugía Refractiva. Profesor de la Escuela de Medicina del Tecnológico de Monterrey. México.
3 Licenciado en Medicina. Oftalmólogo especialista en Oculoplástica y Vías Lagrimales. Profesor de la Escuela de Medicina de la Universidad de Monterrey. México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada