viernes, 17 de junio de 2011

Borges, sus colores y los nombres de Dios brillan en una muestra


Leandro Katz –clave en el arte actual argentino– y Leonel Luna tributan al autor con un trabajo sobre el cuento "La muerte y la brújula".

“La muestra se basa enteramente en el cuento de Borges”, explica Katz, “que es muy filosófico. En su texto van apareciendo indicaciones, que son seguidas por un detective a medias semiólogo. Un jefe de policía poco común”, explica Katz.


Quien visite la exposición observará que, por sobre las paredes, de un lado se ubican las obras de este artista, y del otro, las de Luna. Y aunque los dos tomen el cuento de Borges como eje, son los trabajos de Katz los que atraen primero la atención. En ellos se ve todo un sistema de colores, una tríada, que funciona guiando al ojo, como acentos compositivos. “Aunque en Borges hay una relación establecida entre la forma y los colores”, explica al respecto Katz, “él sólo hacía referencia a tres de ellos: el amarillo, el verde y el rojo. Investigando en una serie de entrevistas que le hicieron, noté que nunca mencionaba el azul: una vez comentó que le parecía un color demasiado decorativo.” Para crear estas obras, Katz relacionó los colores con la tradición perceptual y psiconalítica de Karl Jüng: “Fue así que encontré que, por ejemplo, el amarillo representa al padre, al oro y al sol; y el rojo, a la sangre, el hijo y la guerra”.

Todo esto es claro en sus obras, que, llenas de simbolismo, erudición y magia, contienen, también, rombos, palabras (algo muy propio de los artistas conceptuales, sobre todo de América Latina) y muchas letras. “El detective del cuento nota que cada uno de los lugares de los crímenes se relaciona con el nombre de Dios, un nombre impronunciable, relacionado con la cábala judía”, explica el artista.


En otros trabajos Katz también dibuja, imprime o escribe citas, como por ejemplo “Un-hilo-de-sangre” y “Rojo oscuro, rojo escarlata”. En una obra, menciona: “Imperfección-Evento-Revolución”.


Enfrentadas a las de Katz, se encuentran las obras de Luna. Realizadas con plumín, en tinta sobre papel plegado, tienen como eje distintas palabras tomadas del cuento. Estos trabajos también respetan la tríada de colores borgeana, la usan de fondo.


Si bien son muy diferentes, hay dos características en común en las obras de estos artistas: el cuento de Borges y un profundo interés por la Historia, sobre todo argentina. Por eso su fuerte relación con los conceptos, los libros, la palabra y la línea, y con el papel como soporte.


“Sintió un poco de frío y una tristeza impersonal, casi anónima. Ya era de noche”, escribió Borges al final del cuento, con el protagonista a punto de morir. Mientras, afuera de la galería también anochece y los artistas recuerdan al escritor hablando de la cábala, de los colores. Quizás, en vez de una noche, sea el efecto de las cenizas, las que, vistas en desde esta exposición tan especial, devienen levemente sagradas, un poco metafísicas.

Fuente : Clarin
MERCEDES PEREZ BERGLIAFFA
17 de junio de 2011

Galeria Nora Fisch
Güemes 2967 pb Buenos Aires . Argentina
Horario : Martes a Viernes de 15 a 20 hs.
Tel (011) 4824.5743

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada