domingo, 19 de junio de 2011

Senador Uruguayo, cita a Borges para analizar impuesto al agro


CAUSAS CONCATENADAS
Los efectos previsibles del impuesto al agro

Pedro Bordaberry - Senador de Vamos Uruguay, P. Colorado

Algunas veces no percibimos lo que causa los hechos que vivimos como sociedad.

Jorge Luis Borges, con la agudeza e ironía que lo caracterizaba, destaca la causa remota de los hechos humanos en La Historia Universal de la Infamia.

Para empezar a contar la historia del infame Lazarus Morell, un explotador de negros esclavos en el Mississippi, cita lo que él llama la curiosa variación en el interés de un filántropo: fray Bartolomé De las Casas.

El cura De las Casas allá por 1517 sintió lástima por los pobres indios que se hacinaban trabajando en las minas de oro antillanas. Por eso le pidió a Carlos V que lo autorizara a importar desde el África esclavos de raza negra para que ¡se hacinaran en las minas de oro antillanas en lugar de los indios!

Según Borges, esa variación en el interés del filántropo fue la causa de muchos hechos posteriores: el éxito del pintor oriental Dr. Pedro Figari, los blues, el medio millón de muertos de la guerra de Secesión norteamericana, la figura histórica de Abraham Lincoln, el moreno del Martín Fierro, la abominable rumba "El Manicero" y el cuento que se propone narrar sobre los negros en el Mississippi.


Muchos años después, Jorge Drexler canta hoy a las causas que se concatenan en "Todo se transforma".

Eso debió haber pensado esta semana que termina el presidente Mujica cuando aceptó variar su propuesta inicial de poner impuestos al barrer al agro. La intención inicial del gobierno era poner un impuesto de cuatro dólares por hectárea a los inmuebles rurales.

Advertido por las críticas de la oposición y la sensata opinión del vicepresidente Danilo Astori, desistió de su propuesta inicial y le introdujo cambios. Al final de la semana hizo pública su intención de eliminar el impuesto a la venta de ganado (1% a los semovientes) puesto que "la rentabilidad de la cría no es la misma que la agricultura o la forestación".

Quiere decir que algo que comenzó con nuevos impuestos sin distinción termina con la consideración de que se debe tener en cuenta cuál es la renta y situación de cada sector agropecuario. La cría hoy está pasando por un momento complicado derivado de la seca que azotó al Uruguay hace unos años y sobre todo por la competencia por la tierra que desde un tiempo sufre por parte de la actividad agrícola y forestal.

Ello provocó el año pasado una extracción récord de vacas y una enorme reducción de la cantidad de animales faenados.

Si se castiga con nuevos impuestos ahora, eso hará que menos criadores de ganado inviertan en producir más animales y el stock seguirá cayendo.

Como el país tiene un gran parque industrial frigorífico (que da trabajo a miles de personas) es necesario contar con la cantidad suficiente de animales para ser faenados.

Si estos no son suficientes, ello causará que algunos frigoríficos deban enviar obreros al seguro de paro e incluso cerrar. La escasez de animales para faenar, además, producirá lógicamente la suba del precio que se paga por ellos. Quienes tienen capacidad ociosa frigorífica necesitarán sí o sí tenerla en funcionamiento y pagarán más por las haciendas.

Ello a su vez ocasionará un aumento del precio de la carne al público. Llegado ese momento, el gobierno se alarmará y comenzará a plantear soluciones tales como el asado más barato pero de mala calidad.

En definitiva esa mala decisión de hoy de poner impuestos habrá causado mañana que el productor prefiera pasarse a la forestación o la agricultura que le dará más rentabilidad que la cría de ganado. Nadie puede obligarlo a no hacerlo. Menos área para la ganadería causará que exista menos ganado. La escasez de ganado causará que algunos frigoríficos no tengan animales para faena y que el precio que se pague por los animales sea mayor. El cierre de frigoríficos causará el envío de empleados al seguro de paro, lo que causará gastos al Estado. Ello también causará que el precio de la carne suba.

En ese momento se buscarán las causas y quizás nos cuenten otra historia de infamia. Por ello es bueno que las críticas de la oposición y la opinión del vicepresidente hayan causado el cambio de opinión del Presidente.

Fuente : La Republica – Uruguay
19 de junio de 2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada