sábado, 25 de junio de 2011

Gallimard celebra sus cien años con una megamuestra en argentina



Victoria Ocampo y Gaston Gallimard, un puente entre Argentina y Francia


Con charlas, debates y muestras de manuscritos originales de Sartre, Camus, y Saint-Exupéry, Buenos Aires celebra los primeros 100 años de existencia de Editorial Gallimard, muy vinculada a la historia literaria argentina.

Puede que Borges hubiera demorado un tiempo más en trascender las fronteras literarias de nuestro país. Tal vez algo parecido le hubiera ocurrido a Cortázar, Güiraldes, Sabato, Puig, Bianciotti u Ocampo, entre muchos otros autores que desembarcaron en Europa vía Francia.

Quizá Victoria Ocampo tampoco hubiera podido ofrecer a Argentina autores como Camus, Saint-Exupéry, Sartre, Gide, Claudel, Aragon, Breton y Malraux. Y resulta imposible imaginar ese intercambio franco argentino sin la existencia de la editorial Gallimard. Precisamente esa editorial cumple ahora cien años de vida y los celebra en el marco del TANDEM París-Buenos Aires con la muestra Gallimard, 1911-2011, un siglo de edición... y de amistades franco-argentinas, que estará hasta el 11 de julio en la Casa de la Cultura del Fondo Nacional de las Artes.


Fundación Revista Sur 1931

La elección del lugar no es aleatoria. En los años 30 esa casa cobijó la redacción de la revista Sur, una de las más importantes de la época, que mantuvo una estrecha relación con la Editorial Gallimard. En nuestro país, Victoria Ocampo, inspirada en la Nouvelle Revue Francaise (NRF) y los libros de Gallimard, fundó Sur en 1931 y dos años más tarde la editorial homónima, en la que publicaba textos de escritores universales traducidos al español. Como señaló la escritora y traductora Silvina Baron Supervielle, autora del catálogo de la muestra, Victoria Ocampo, al igual que Gastón Gallimard, creó primero la revista Sur y luego la editorial, todo de forma independiente y con su propio dinero. "Ambos posibilitaron la difusión de autores que franqueaban los límites geográficos y políticos de las naciones", dijo.

Ocampo le ofreció a su amigo Roger Callois, de Gallimard, la dirección de la revista Les Lettres Francaises, que publicó a Malraux, Valéry, Gide, Breton y Supervielle, entre otros. También creó la colección "La porte étroite", con textos de Nerval, Baudelaire y Constant. De este modo, Ocampo impulsó la llegada de la literatura universal a América Latina y mientras tanto le presentaba escritores argentinos a Callois para difundirlos en el exterior. Entre ellos estaba el propio Borges.

Ya en 1945, Callois creó la colección "La Croix du Sud" (La Cruz del Sur) en Francia, que publicó obras latinoamericanas, entre ellos a los autores del famoso "boom". Aquí mismo fue que se publicó el primer libro de Borges traducido al francés, Ficciones, en 1951.


Algo de esta historia cruzada entre argentinos y franceses puede verse en la Casa de la Cultura, una exposición que incluye manuscritos originales de Le Petit Prince (El Principito) y Vol de nuit (Vuelo nocturno), de Saint-Exupéry, La Peste, de Albert Camus, y Les Mots (Las Palabras), la autobiografía de Jean Paul Sartre. Primeras ediciones, maquetas de tapas, cartas a los editores y a los autores, fotografías de la primera sede de Gallimard, ilustraciones originales, también forman parte de un recorrido que transita 100 años de literatura y que da cuenta del pensamiento de una época.

Fuente : Revista Ñ
Ivanna Sot
23 de junio de 2011
http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/Editorial_Gallimard-100-aniversario_0_504549813.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada