sábado, 5 de junio de 2010

"Borges ha sido una influencia enorme"



"Borges ha sido una influencia enorme"PETER ADOLPHSEN.
Su libro propone osados ejercicios formales

A juzgar por su literatura, la anécdota parece haber sido inventada por él: las cenizas de un volcán se esparcen desde Islandia por toda Europa y modifican las vidas de miles de personas. Pero Peter Adolphsen fue apenas una víctima más de ese fenómeno a la vez extraño y vulgar: la cancelación de vuelos le impidió viajar a la Feria del libro de Buenos Aires, de modo que esta entrevista se realizó vía correo electrónico.

Nacido hace 38 años en Aarhus, una ciudad universitaria de Dinamarca, Adolphsen vivió también en Austria, Alemania, España y Estados Unidos. Estudió de todo, incluyendo filología árabe, y si bien ha sido profesor de la Academia de Escritores de Copenhague, también se pasó un año y medio escribiendo crucigramas.

Parece una vida fascinante. Un adjetivo que también les cabría a sus dos novelas cortas recientemente editadas en español, Brummstein y Machine, que Lengua de Trapo reunió en un solo libro. Más bien, son dos ejercicios formales soberbios, construidos a partir de una idea común tan absorbente como peligrosa: en Brummstein, una piedra que atraviesa todo el siglo XX cuenta una multiplicidad de historias alrededor de un misterio irresoluble; en Machine, una gota de petróleo que viene desde la muerte y retorna a ella actúa como detonante de las vidas de dos seres sentimentalmente errantes. En ambos casos, apenas un objeto como núcleo: el relato como un sistema imperfecto, multiforme, voraz.

-¿De dónde proviene la idea, tan compleja, de trabajar ambas nouvelles como una serie de eslabones?

-Supongo que viene de la decisión de utilizar objetos, una piedra y una gota de petróleo, respectivamente, como protagonistas. Si lo que seguimos es una cosa, eso lleva a que las personas sean menos importantes, o mejor dicho: su importancia está en la relación que tengan con el objeto.

-¿No temía incomodar demasiado al lector, al correr constantemente el eje de las historias?

-Para el 98% de los lectores este tipo de libro es insufrible: plagado de palabras raras y extranjeras, frases largas y enrevesadas, y, efectivamente, sin un protagonista definido. Pero al restante dos por ciento, más o menos, este tipo de literatura, eso espero, le gusta. Hay quienes no se asustan con lo desconocido. Para esa gente escribo.

-¿Qué relación tiene con la literatura latinoamericana?

-Borges, evidentemente, ha sido una influencia enorme. Llegué a un punto en que tuve que dejarlo durante unos años, como si fuera una droga. Soy otro más de los miles que imitan a Borges. Pero como un gran escritor danés, Per Højholt, me dijo una vez: "Somos muchos los que cabemos bajo su sombra". Luego me gustan otros, como Cortázar, Huidobro, Bioy Casares u Octavio Paz. Mis lecturas normalmente se limitan a los clásicos. Casi siempre leo con un espíritu utilitarista: busco algo para robar.

Fuente : La Nacion ADN Cultura
29 de mayo de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada