miércoles, 2 de junio de 2010

Juan Crisóstomo Lafinur


Museo Internacional de la Poesía Manuscrita
El Museo de la Poesía de La Carolina
San Luis – Argentina



Frente al Museo, como envuelta por el paisaje fascinante, se encuentra la tumba que alberga, el “Hijo de La Carolina”, Juan Crisóstomo Lafinur que por fin descansa en su tierra natal; después de más de 180 años de exilio.

Juan Crisostomo Lafinur es nacido en LA CAROLINA Dpt. Pringles de la Provincia de San Luis, Argentina el 27 de Enero de 1797 y falleció el 13 de agosto de 1824 en Santiago de Chile. Estudió en Córdoba en el Colegio Montserrat y se graduó de Bachiller, Licenciado y Maestro en Artes y Filosofía. En 1814 fue expulsado de la Universidad y se incorporó al Ejército del Norte al mando del Gral. Belgrano. Durante el gobierno de Pueyrredón solicitó la baja del ejército por razones familiares. En Buenos Aires ganó por concurso la cátedra de Filosofía en el Colegio de la Unión del Sud cuando tenía 22 años. Fundó la tribuna periodística con «El curioso» y se destacó como poeta, músico y periodista, esta última actividad lo obligará a emigrar a Mendoza y luego a Chile. Instalado en Chile completa sus estudios de Dereho y escribe en los principales diarios chilenos: «El Mercurio», «El Liberal», «El interrogante». Su literatura, nos dice Rojas, pertenece al género de la «poesía de asunto heroico y político, por lo tanto, este abnegado y notable puntano, pertenece a la Generación Neoclásica de Mayo junto a Esteban de Luca, Juan Cruz Varela, Vicente López y Planes, Juan María Gutiérrez, entre otros. Lafinur exaltó poéticamente los episodios de la epopeya nacional entre los que se destacan: «Oda a la jornada de Maipo»; «Oda a la Libertad de Lima»; «Canto fúnebre», «Himno Patriótico»; «A ella»; «A una rosa». También dejó entre su obra una tesis: «Curso de Filosofía».

Lafinur fue tío abuelo de Jorge Luis Borges, quien le dedicó su ensayo “Nueva refutación del tiempo” y publicó, en La moneda de hierro (1976), un soneto en su honor.

A diferencia de otros museos, que albergan además objetos, muebles, vestimentas y variados elementos, el de La Carolina, erigido con materiales de la zona, tiene fragmentos originales de autores de reconocido prestigio en el mundo de las letras.



Atesora el Museo de la Poesía, 1.700 manuscritos originales y unos 900 libros en la Biblioteca.Llama la atención la excelente instalación vidriada para alojar textos del mismo Juan Crisóstomo Lafinur, de Jorge Luis Borges, su sobrino nieto, que supo recordar en distintos momentos a su ascendiente, como en el soneto que lleva su nombre y que Borges incluyó en "La Moneda de Hierro" de 1976, que transcribimos:

Juan Crisóstomo Lafinur (1797-1824)

“El volumen de Locke, los anaqueles,
la luz del patio ajedrezado y terso,
y la mano trazando, lenta, el verso:
La pálida azucena a los laureles.
Cuando en la tarde evoco la azarosa
procesión de mis sombras, veo espadas
públicas y batallas desgarradas;
con Usted, Lafinur, es otra cosa.
Lo veo discutiendo largamente
con mi padre sobre filosofía
y conjurando esa falaz teoría
de unas eternas formas en la mente.
Lo veo corrigiendo este bosquejo,
del otro lado del incierto espejo”.

De “La Moneda de Hierro”, Jorge Luís Borges



En las Obras Completas de Borges, editada en 1996, podemos leer un párrafo singular, referido al poeta de La Carolina…”trató de reformar la enseñanza de la filosofía, purificándola de sombras teológicas y exponiendo en la cátedra los principios de Locke y Condillac. Murió en el destierro; le tocaron, como a todos los hombres, malos tiempos en que vivir”.

Ricardo Rojas, aportó sus conceptos en la Historia de la Literatura Argentina, editada en 1924, al decir de Lafinur que “solo un talento natural, nutrido, flexible y claro, puede haber compensado esa brevedad de su vida, hasta conferirle una celebridad centenaria”

En el Museo de la Poesía Manuscrita, hay obras expuestas de autores locales y regionales, además de Jorge Luis Borges, Manuel Mujica Lainez, Ernesto Sábato, Fermín Estrella Gutiérrez, Rafael Alberti, Juana de Ibarbourou, Pedro Mardones Barrientos Antonio Esteban Agüero y escritores de diversos puntos cardinales.



A escasos metros del lugar en que nació Lafinur, se encuentra este imponente complejo cultural, integrado al paisaje, que nos impregna de paz los ojos y el alma. Desde el entorno dominado por los cerros de Sololosta y Tomolasta, hasta el puente, el laberinto Borgiano, o el mismo interior del Museo, el encanto invade al viajero, con las voces perdurables de los poetas.

Fuente: www.sanluis.gov.ar

3 comentarios:

  1. Hermoso lugar para conocer y recorrer en particular durante el otoño.
    No dejen de visitar les va a encantar

    ResponderEliminar
  2. Hermoso lugar para conocer y recorrer en particular durante el otoño.
    No dejen de visitar les va a encantar

    ResponderEliminar