domingo, 2 de mayo de 2021

ENCUENTRO CON BORGES EN DOLORES (Pcia. Bs. As.)

Supe de su llegada al pueblo desde el primer momento, creo que el núcleo generador de su llegada me hizo participe de la conmoción de inmediato ( Diego, o Gabriela Siccardi o tal vez Chiquito , gente de Cultura , o no se quién o todos a la vez ).

Su presencia física fue quizá uno de los momentos más intensos que me otorgó el haber nacido en Dolores ( los otros dos maravilloso fueron el encuentro con Piazzolla, y la correspondencia con Cortázar …. ).

El domingo , posterior a su charla era espléndido y entrada la mañana alguien lo aproximó en paseo por la plaza . Borges fue ubicado a descansar en uno de los bancos que dan frente al club Ever Ready .

Era como si su impecable traje no hubiesen pasado por la fatiga del día anterior . Muchos niños y adultos a una distancia prudencial lo asediaban con silenciosa veneración. Creo que Chiquito Siccardi que acompañaba sacando fotos me facilitó su cercanía. Hoy después del paso de los años no me siento participe de aquel encuentro y en realidad se me figura que tanto desee aquello ,que por insistencia imaginativa hoy perduran conmigo unas inciertas fotos en las cuales Borges esta junto a un muchacho desconocido (Al ver las imágenes se confirma esto).

Recuerdo , o imagino , que sin saber por donde entrarle, y teniendo conmigo dos de sus libros “La rosa profunda “ y “La moneda de hierro “ , le interrogue por el origen de “ Ein traum “, un extraño poema que él intentaba aclarar en la nota final del libro..

Para mi decepción ratificó lo mismo que escribió en sus notas, con el agregado displicente de haber sido un mero capricho el publicar aquel sueño. Mi inmadures literaria y sus coloquial predisposición me dejaron mudo sin saber cómo seguir ante tanta comodidad. Paso él, a modo de confesión, del sueño de Kafka al sueño que había tenido en el Plaza Hotel la noche pasada . Según me dijo “La cierva blanca” era recurrente y soñarla era muy grato ya que podía volver a ver y en colores ( esto que en su momento lo atesore como una revelación privada , años después me entere, desencantado, que lo manifestó muchas veces públicamente, cuando felizmente le ocurría ) .

Me preguntó a qué me dedicaba. Le informe – con cierto temor y vergüenza – que estudiaba un profesorado en literatura y castellano en el pueblo , y que casualmente estaba preparando un examen de Latín en donde , entre otras cosas que le enumere ,debía leer la Egloga IV de Virgilio ,. Esto fue motivo para disculpase ante mi por su descuidado latín ( creo hoy que había perfeccionado tanto la ironía que llegaba a confundirse sin agravios con la humildad ) , y fue entonces cuando comenzó a recitarme varios versos hasta encontrar en su memoria la cuestión del nacimiento del niño . Me recordó autores y bibliografías (que jamás oí) que confrontaban interpretaciones diversas para aquel misterio. Coincidimos en la vaticinadora presencia del puer anticipando la llegada de Cristo.charlando 3 - copia

Mientras discurría su maravillosa y blanda erudición ante mis evidente ignorancia jamás me hizo sentir ni menospreciado ni agredido. En todo momento trataba a su interlocutor con una cálida respetuosidad que estimulaba al intelecto. Pude vivenciar en aquel momento que sus seniles modos no le impedían fluir con feliz intensidad por la literatura. Alguien o algo lo distrajo de esta virgiliana ensoñación para caer en algún requerimiento más social. Se despidió deseándome suerte en el examen y creo que me aleje tan sobrepasado que ni atine a agradecérselo ni mucho menos solicitarle la firma en los ejemplares de sus libros.

Obviamente el inmaduro poema que adjunto, apareció, si mal no recuerdo, aquella misma noche.

 

BORGES

 

“No sé cuál es la cara que mira

Cuando miro la cara del espejo “

J.L.B

 

En ciertas tardes en que un ciego escucha

De sus memorias versos de Virgilio

Pareciera la rosa ser la Rosa

Y la muerte un lejano laberinto.

 

Pero el engaño dura sólo instantes

El espejo lo muestra , esa es la prueba

De los que fueron y que vuelven

A nombrarle el dolor de no ser uno.

 

Pues la rosa no es ella y no es ningunaCharlando con Borges en la plaza

Y algún tigre infinito la deshoja

Y torna todo a repetirse en esa

Cotidiana manera de la bruma.

 

Al fin sólo ha quedado el otro,

La soñada figura de la máscara,

La inconclusa presencia de la forma

Del que no ve al que también lo busca.

 

 Y ha callado en cambio, tras la noche     

 La soledad de las dos manos sobre un libro,

La milenaria cadencia de los labios

De un ilusorio Borges amarillo.

 

 DANIEL ORONÓ  – 1981 –

Fuente: Zona Creativa

https://oronozonacreativa.wordpress.com/contacto-persona-con-borges-y-cortazar/