lunes, 17 de mayo de 2010

Café Deux Magots Paris - Francia



Temprano por la mañana en el café Deux Magots. Detrás de Borges, una chica de rostro angelical y animal, una prostituta de Pigalle, tomaba su café. La mirada perdida. Pepe Fernandez sacó la foto. La noche anterior Borges fue invitado al programa televisivo cultural de Bernard Pivot. La chica se acercó y le dijo: “Yo a usted no lo conozco, no he leído nada de usted. Lo he visto anoche en televisión, usted tiene algo de fascinante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada