miércoles, 19 de mayo de 2010

Los Rivero - El misterio de unos papeles del extinto




El misterio de unos papeles del extinto

SEÑOR DIRECTOR:

Días atrás, una noticia originada en Austin, Texas, hizo saber que han sido hallados unos manuscritos de Jorge Luis Borges, entre los cuales hay el comienzo de una novela.
Es sabido (lo saben quienes investigan) que mucha parte de la documentación de la historia y de hechos significativos o de personajes importantes de la Argentina, se hallan en repositorios de los Estados Unidos. En la biblioteca del Congreso del país del norte no es raro encontrar a investigadores argentinos que tratan de dilucidar momentos del pasado de nuestro país. La universidad de Texas adquirió en algún momento un lote de papeles de Jorge Luis Borges, un autor que en la última parte de su vida ganó fama en el norte y luego, como suele suceder, ese suceso tuvo eco en la Argentina.
El hallazgo fue hecho por el crítico Julio Ortega, actualmente en funciones en la universidad de Brown. Ortega le refirió al diario El País, de Madrid, que Borges escribió sólo cuatro páginas de un tema que tituló Los Rivero. Conjetura que cuando hubo llegado a la cuarta página advirtió que el asunto excedía la extensión del cuento y pedía ser novela, género que no quería cultivar. Refiere que Borges escribía con letra muy pequeña, al punto de que hay que usar lupa para leer. Cree que la escritura de este esbozo novelístico debe ubicarse hacia el año 1950, cuando ya la ceguera avanzaba y Borges escribía "casi de memoria". El tema está dado por la situación de miseria actual de los nietos del coronel Clemente Rivero, uno de los héroes de la Independencia, que fue el que encabezó la primera carga en Alturia, actual Venezuela (dato que allá no aceptan como válido). Después de Ayacucho retornó a Buenos Aires y fue desterrado, para morir en Montevideo. El manuscrito comienza con la descripción de la casa de los Rivero, en el barrio sur de Buenos Aires (hasta entonces el más distinguido, hasta la fiebre amarilla, cuando las familias encopetadas emigraron a lo que es ahora el barrio norte). Los nietos, según el relato "viven en un estado fantasmagórico, en el culto del pasado". Esta referencia trae a la memoria un relato de Cortázar, Casa tomada, escrito en ese mismo tiempo. Claro está que difieren ambos trabajos, porque Cortázar deriva hacia lo fantástico (Casa tomada es uno de los relatos de Bestiario), en tanto que Borges pudo tener la intención de apoyar en la historia cierta debilidad suya por un abolengo generoso en heroicidades de varones de cepa criolla, contrapuesto a una Argentina de inmigrantes y, en aquel tiempo, generadora del peronismo. De Casa tomada se ha sospechado que también es crítica del peronismo, pues en un momento de la primera presidencia de Perón hubo intrusiones en viviendas.
El manuscrito de Los Rivero y otros trabajos de la misma procedencia aparecerán el 25 de Mayo, como parte del homenaje al Bicentenario, en edición de lujo, con dibujos de Carlos Alonso. Serán solamente cien ejemplares. Este dato permite pensar que no estamos ante uno de esos hallazgos oportunistas de obras póstumas o papeles olvidados, de lo que ni Cortázar se ha salvado y que poco o nada agregan a los merecimientos de algunos grandes escritores, como le sucede a Bioy Casares. En este caso de Borges, se sabe que María Kodama autorizó la publicación y probablemente ha influido en algunos de los detalles.
Borges no escribió novelas y se ha dicho que ésa fue una de las razones por las cuales pudo ser eterno candidato al Nobel, sin recibirlo nunca. Otra versión destaca lo político, porque a un factótum de esos premios no le habría agradado que Borges (y otros) saludaran a Pinochet en Santiago. Ahora se observa que Borges sigue vigente, a un cuarto de siglo de su muerte. Es posible que la leyenda se apodere de su nombre y le vaya quitando o poniendo rasgos, como sucede con muchos grandes hombres. Al convertirse en un bien social, la sociedad los hace materia para representarse.
Atentamente
JOTAVE

Diario La Arena
La Panpa 19 – 05 -2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada